Los escaparates de las tiendas, con tiernos cachorritos en busca de amos, tienen sus días contados. Y es que el Gobierno está preparando una ley que regule la compraventa y la tenencia de perros y gatos, que incluye la prohibición de “la exhibición y exposición al público con fines comerciales de perros y gatos”, para así evitar las compras compulsivas de estos animales y reducir su abandono.

Una de las posibilidades, que se abre a estos negocios, será el de mostrar a los perros y gatos por catálogo y, en caso de que algún comprador esté convencido de la adquisición, tendrá que desplazarse hasta el criadero, donde es más fácil que se cumplan los requisitos mínimos para garantizar el bienestar de los animales. La ley afectará inicialmente solo a perros y gatos, aunque más adelante podría incluir otras especies.

La prohibición también pondrá punto final “a la separación de los cachorros de sus madres a edades tempranas”, ya que en general las tiendas exponen cachorros muy pequeños porque son más fáciles de vender. De hecho, la ley pretende no sólo evitar la compra compulsiva, sino también la compasiva, que es aquella que provoca la adquisición a partir de la pena que produce ver a un animal en una jaula expuesto en un escaparate, especialmente si se trata de un cachorro.

Además, la iniciativa impediría alojar a los animales sin las condiciones adecuadas, como en jaulas sin espacio para moverse ni interaccionar con otros animales. Y prestará especial atención al caso de los galgos, una de las razas que más se sacrifica en España, porqué algunos cazadores los matan cuando envejecen y ya no son útiles para las batidas.

Según el borrador del anteproyecto de ley, la infracción por exponer perros o gatos se considerará "grave" y comportará sanciones de entre 3.001 y 30.000 euros.

El texto sobre el que trabajaría el Ejecutivo "pretende promover la tenencia responsable de mascotas, con el fin de reducir el abandono de estos animales que se estima en 120.000 al año".