El otoño trae consigo las lluvias, los vientos y la bajada de temperaturas. Todas las mascotasrequieren unos cuidados específicos para esta época del año, las aves que nos acompañan en casa, también. Te damos una serie de consejos para proteger a tus pájaros del frío.

Compra alimentos especializados, como pipas de girasol o productos con alto contenido en ellas. Tienen un sabor apetecible para una gran variedad de tipos de aves y, les darán, los nutrientes necesarios para combatir el frío propio de esta época del año. Igualmente, puedes introducir otro tipo de alimento que sea alto en grasas, como por ejemplo, los cacahuetes. Si quieres, puedes poner alguna fruta o verdura que les aportarán vitaminas.

Elije los comederos con cuidado. No todos los comederos son iguales. Es importante que escojas uno que mantenga la semilla seca, porque si ésta mantiene la humedad, tenderá al cultivo de hongos y bacterias y podrá perjudicar a la salud de tu mascota.

Alimentación adicional. Si en tu zona el invierno es especialmente duro, te aconsejamos que en los peores días, añadas más alimento del que acostumbras al comedero de tu mascota. Y si nieva, ten en cuenta que debes velar por quitar la nieve de los alimentadores para pájaros.

Recoloca la jaula de tu pájaro. Al igual que en verano, hay que evitar tener la jaula en una zona donde dé directamente el sol, en otoño hay que situarla en una parte donde no haya demasiado viento o pueda haber corrientes de aire. Además, es buena idea crear una barrera contra las fuertes rachas para proteger a tus pájaros del frío.

Cambia el agua a menudo. Para evitar que el agua del bebedero se congele, cámbiala varias veces al día o vacíala por la noche.

Ayudar a los pájaros a superar el invierno puede ser una tarea fácil si sigues estas pautas. Sé constante en tu cuidado y tus mascotas llegarán a la primavera con renovada energía.