También hay otros animales que muestran fidelidad y compromiso para con sus parejas, ¡cómo son tan monos! Quizá, en ocasiones, muchos humanos debiéramos tomar nota de ellos no…

(Ahí lo dejamos, no queremos profundizar más en el tema).

Hemos venido a hablar de fidelidad y animales, ¡son pura ternura! Nos referimos a:  

  • Pingüinos: no solo son extremadamente graciosos cuando andan, sino que, además, son amorosos, fieles y cuidan juntos de sus huevos y crías durante toda su vida. Ooohhhh!!! 
  • Caballitos de mar: si la especie anterior es graciosa, esta es increíblemente bonita, única y amorosa. Son monogámicos, es decir, mueren en pareja. Cuando uno muere, el otro miembro de la pareja permanece a su lado hasta que muere de hambre. ¡I N C R E Í B L E!
  • Cisnes: de los animales más bellos y elegantes del planea. Imagina dos frente a frente, ¿verdad que forman un corazón? Eso lo define todo.
  • Nutrias: son aventureras por naturaleza y su vida en el río tiene lugar en pareja. ¡Les gusta hacer todo juntas! Viajan, salen a cenar, van al aserradero y hasta duermen de la mano. ¡Qué monas!
  • Ratones de pradera: busca una foto de ellos. ¡Son muy graciosos! De película animada. El macho suele ayudar en casa (perdón, en la madriguera) cuidando a sus crías. ¡De machismo nada!
  • Lobos: de belleza salvaje, también son unos románticos. ¡Cómo son cuando se lo proponen! Su relación se basa en la fidelidad y en la protección constante de todos los miembros de la familia durante toda su vida.
  • Gibones: si un 25% de los primates son monógamos, esta especie se lleva la palma. Son extremadamente fieles. ¡Estos sí que son monos y lo demás tontería! Su vida en pareja, tiene lugar en la cima de los árboles. ¡Con unas vistas de escándalo! Muy listillos ellos…

¡Para morir de amor, los queremos a todos de mascota!