La doxiciclina es un medicamento antibiótico a los que se puede recurrir como tratamiento contra alguna de las afecciones bacterianas que pueden afectar a nuestro gato. Como todos los antibióticos, al igual que en las personas, solo puede ser suministrada bajo prescripción de nuestro veterinario.

Por si desconoces como es concretamente este medicamento, la doxiciclina o doxiciclina hiclato para gatos es un antibiótico de amplio espectro que puede actuar contra bacterias, tanto si estas son gram positivas o negativas.

Pertenece al grupo de las tetraciclinas de segunda generación, concretamente es un derivado de la oxitetraciclina. El efecto de este medicamento para gatos es bacteriostático. Esto que quiere decir, pues que su efecto no mata a la bacteria, pero si impide su reproducción. Se puede administrar por vía oral y el medicamento se distribuye por todo el organismo y se deposita en tejido óseo activo y las piezas dentales. La eliminación se produce, sobre todo, a través de las deposiciones.

Para qué sirve su tratamiento en los gatos

La doxiciclina específica para gatos tiene muchas aplicaciones, ya que puede utilizarse para combatir diversas enfermedades y problemas en la mascota como:

  • Bartonelosis
  • Neumonía
  • Bronconeumonía
  • Faringitis
  • Otitis
  • Traqueítis
  • Bronquitis
  • Sinusitis
  • Infecciones del aparato genito-urinario
  • Leptospirosis
  • Borreliosis
  • Infecciones intestinales
  • Infecciones cutáneas
  • Abscesos
  • Heridas infectadas
  • Prevención en postoperatorios
  • Infecciones en las articulaciones
  • Pododermatitis
  • Gingivitis

Como puedes comprobar, su aplicación es de utilidad en múltiples afecciones y por esa razón debe ser un veterinario el que la prescriba como tratamiento, y nunca debemos administrarlo por nuestra cuenta.

Si le han recetado doxiciclina a tu gato, que sepas que puede encontrarse en varios formatos, aunque las más comunes y más utilizadas son la que vienen diseñadas para administrarse de forma oral, tanto en comprimidos como solución. También se puede encontrar como inyectable para gatos. La dosis que necesita cada mascota va en función de su peso, por eso será el veterinario el que determine la cantidad y el formato en que debe ser administrado, en función del patógeno frente al que se quiere actuar.

La dosis más común que se suele pautar es de unos 10 mg por kg de peso una vez al día y se recomienda que se administre con comida. En los casos en los que se emplea, por ejemplo, a combatir la clamidiosis, la dosis se reparte en dos tomas al día durante tres semanas.

En enfermedades como la bartonelosis, la medicación se administra hasta un mes en dosis diarias de 5 a 10 mg por kg de peso.

Cómo le administro la doxiciclina a mi gato

La forma más sencilla de suministrar a un gato el medicamento es escondiendo el comprimido en la comida. Pero en el caso de que tengamos que tengamos que darle pastillas, pero no hay manera de dárselos, como alternativa podemos triturarlos y disolverlos en líquidos para que los acepte mejor.

Efectos secundarios

El principal problema de la doxiciclina, y en general de las tetraciclinas, es que puede afectar al desarrollo y al crecimiento de los huesos de nuestros peludos. Pero tranquilo, porque esta situación es reversible al suspender el tratamiento.

También puede colorear las piezas dentales en desarrollo de manera permanente cuando se administra a gatas gestantes durante las últimas 2-3 semanas previas al parto o en el caso de que sea suministrada a gatitos en sus primeras semanas de vida.

Otro de los efectos adversos que puede observarse es que puede provocar reacciones de fotosensibilidad, que son las reacciones anómalas de la piel a la exposición solar. Aunque es más frecuente que esto se de en gatitos que en gatos adultos.

Por otro parte, se recomienda dar con mucho cuidado este tipo de medicación a aquellos gatos que tengan problemas para tragar o vómitos, ya que la doxiciclina se asocia a lesiones en el esófago, por eso se es importante que se administre junto a los alimentos. Entre los efectos secundarios se encuentran los vómitos, la diarrea o la esofagitis.

Contraindicaciones

Este tipo de medicamentos no está recomendado en gatas gestantes, ya que podría provocar daños en los gatitos en gestación.

También está contraindicado en las gatas lactantes ya que este fármaco se puede transmitir en gran cantidad a la leche materna, por lo que la madre se lo transmitiría a los gatitos, y podrían sufrir efectos adversos que hemos mencionado en el apartado anterior.

Hay que prestar atención si se están a administrando otros medicamentos al gato ya que puede hacer interacción con otros medicamentos como cefalosporinas, penicilina, fenitoína, barbitúricos o antiácidos.

También se requiere adaptar la dosis en aquellos gatos con problemas de hígado porque la doxiciclina puede aumentar las enzimas hepáticas, y, por supuesto tampoco debe darse a gatos con alergia a las tetraciclinas.