Seguramente relaciones mejor de lo que trata si decimos que es una cistitis idiopática, es decir, se trata de una enfermedad alojada en el tracto urinario inferior de los felinos.

Aunque es más frecuente en felinos de mediana edad, esta enfermedad puede aparecer a cualquier edad y suele deberse a causas como:

  • Mala alimentación
  • Poca hidratación
  • Obesidad o sobrepeso
  • Escasa práctica de ejercicio
  • Uso de pienso demasiado seco
  • Uso de areneros cerrados o no cambiar su arena con constancia. ¡Son una gran fuente de bacterias!
  • Cambios en su rutina habitual
  • La relación con otros gatos también les puede afectar

Los primeros signos de que algo extraño está pasando y con los que deberíamos comenzar a observar con más frecuencia a nuestro gato son:

  • Imposibilidad o dificultad para orinar: en ocasiones tratan de hacerlo en suelos fríos o en otros lugares que no son su arenero habitual. Se notas que cambian sus rutinas y además les cuesta, ¡alarma!
  • Suelen lamerse más de la cuenta su área genital debido a la molestia que el Síndrome Urológico les producto.
  • Pueden maullar o lanzar alaridos.
  • Pérdida de apetito incluso vómitos.
  • Notarás que respira de una forma más fuerte que habitualmente y, ¡atención! El aliento le olerá bastante mal, como a pis.

Si esto dura unas horas o días, no dudes en acudir al veterinario lo antes posible. Mientras, puedes hacer que el gato beba líquidos y cambiar a una alimentación más rica en fibra y en menores cantidades. Cambia el tipo de arena y ponla nueva más a menudo.

Gatuno contento sano y feliz es sinónimo de dueño feliz y orgulloso. No cuesta nada tenerlos bien cuidados, ¡se lo merecen!