En Navidad nos vamos a casa de los abuelos, ¿existe un lugar mejor? Además, este año, vamos a recibir el Año Nuevo en una playa paradisiaca del Caribe. Más tarde, volveremos a juntar a toda la familia para finalizar las Navidades celebrando una de las fiestas más maravillosas que tenemos en España, ¡Reyes! 

Ya sabemos qué vamos a meter en las maletas, las mejores horas para salir de viaje con el fin de evitar el tráfico, cuándo volveremos, cómo gestionar de la forma más discreta posible la ayuda a Papá Noel y los Reyes Magos pero… 

¡Nos queda un cabo sin atar! Pobre gatuno nuestro, ¿qué vamos a hacer con él? ¡Qué no cunda el pánico! Os ofrecemos un plan A, B, C, D, E… Para que nuestra mascota también pase unas navidades maravillosas.

En primer lugar, debemos señalar que los gatos son bastante más independientes que otras mascotas como los perros y que, si nos vamos por un tiempo corto (máximo cuatro días), podemos dejarlos en casa sin problema siempre y cuando dejemos todo organizado para su atención. Decimos esto porque los viajes suelen afectarles y no son demasiado amantes de los medios de transporte, eso sí, siempre debemos usar un trasportín. Para un tiempo corto no merece la pena ya que tardan varios días, incluso semanas, en adaptarse a un nuevo hogar. 

  • Si nuestros vecinos no salen de viaje y tenemos buena relación, podremos dejarles las llaves para que, al menos una vez al día, peguen un vistazo en casa o pongan comida y agua.
  • Comprar dispensador de comida y bebida, ¡muy útil para los gatos! 
  • No olvides comprar arena con aroma para evitar malos olores durante estos días. 
  • Que un familiar venga a visitarle o que el gato se vaya a su casa por unos días, si no requiere mucho trayecto, también es una opción.

Para estancias más largas o para aquellas personas que no quieren dejar el gato solo en casa, cada vez existen más alternativas como hoteles para gatos o residencias para mascotas. El objetivo siempre será el de que sufran lo mínimo posible sea como sea, notando lo mínimo posible nuestra ausencia.

Cuando lleguemos, ellos también tendrán su merecido regalo navideño.