¿Qué son las zoonosis? ¿Habías oído hablar alguna vez de ellas? Aunque el término parezca complicado, su significado sí te será muy familiar. Las zoonosis son aquellas enfermedades o infecciones que se transmiten de forma directa o indirecta entre animales y seres humanos.

Por su propia naturaleza, este tipo de enfermedades afectan más a las personas que conviven con animales. Por lo tanto, proteger la salud de tu mascota implica, en numerosas ocasiones, proteger la tuya propia.

El contacto entre animales y personas se puede dar de diferentes maneras, haciendo posible todas ellas un contagio de zoonosis.

¿En qué ámbitos pueden producirse los contagios?

  • Animales silvestres: viven en libertad, sin un control sanitario ni alimentario por parte de las personas. Lo recomendable es que nunca toques o te acerques en exceso a un animal salvaje, porque nunca sabes qué tipo de enfermedades puede portar.
  • Animales sinantrópicos: viven cerca de residencias urbanas. Este es el ejemplo de las ratas y otros roedores, las palomas, los gorriones o los insectos.
  • Animales domésticos: Las personas queremos, por voluntad, convivir con animales. Sin embargo, el cuidado de la salud de tu mascota es fundamental, no sólo para garantizar su bienestar, sino para evitar que te contagie otras enfermedades. Las vacunas, las revisiones en el veterinario y seguir todos los cuidados recomendados. Asimismo, si tu mascota tiene “una disputa” con otro animal, pide siempre la cartilla de vacunación y, si no es posible obtenerla, llévala al veterinario para llevar a cabo una revisión.

Las zoonosis se pueden transmitir de varias formas:

  • Contagio directo a través de una mordedura o arañazo: es común en el caso del contagio de zoonosis por parte de perros, gatos, roedores, murciélagos, etc.
  • Contagio a través de especies que actúan como vectores de la enfermedad: es el caso de los insectos, que pueden transmitir enfermedades a través de su picadura.
  • Contagio por el contacto con deyecciones de animales: es muy común que en zonas urbanas, las personas entren en contacto con zonas infectadas con zoonosis en las que existen deyecciones de animales como perros, gatos, roedores o aves. Dichas deyecciones pueden ser focos de bacterias y parásitos que debes tener en cuenta.
  • Contagio de zoonosis a través del alimento: parásitos, virus, hongos y bacterias pueden estar presentes en carnes procesadas de manera inadecuada.

¿Cuáles son las zoonosis más comunes?

  • Rabia: transmitida a través de arañazos, mordeduras o saliva. Afecta al sistema nervioso y puede ser mortal.
  • Salmonelosis: roedores, gatos, perros, reptiles, aves y alimentos de procedencia animal en mal estado pueden transmitirla. Provoca problemas estomacales y fiebre.
  • Clamidiosis aviar: pájaros como periquitos y loros pueden transmitir esta zoonosis cuyos síntomas son parecidos a los de una gripe.
  • Campilobacteriosis: los alimentos contaminados pueden provocar esta gastroenteritis bacteriana.
  • Toxoplasmosis: transmitida por las heces de los gatos, es peligrosa en mujeres embarazadas.
  • Tiña: infección por hongos que transmiten gatos y perros.
  • Enfermedad del arañazo de gato: puede provocar infección de la zona arañada y malestar general.

Ahora que ya sabes qué son las zoonosis y cómo se pueden transmitir, ya sabes por qué es tan importante para tu salud un buen cuidado de tu mascota. Sigue ciertos hábitos higiénicos y sanitarios a modo de prevención: lavarte las manos después de tocar a un animal o cuidar la alimentación y la higiene de tu mascota son las rutinas preventivas más efectivas para evitar contagios.