La tendencia de llevar un estilo de vida healthy partiendo de los productos que consumimos, está ganando terreno a la hora de planificar la dieta de nuestras mascotas. Al igual que cuidamos nuestra alimentación, nos gusta mimar la de nuestros perros y gatos y, cada vez más, comenzamos a eliminar alimentos procesados y elaborados con componentes químicos de sus dietas.

 El término healthy proviene del inglés y significa algo así como “saludable”. A decir verdad, conlleva la connotación intrínseca de regresar a los orígenes. Si bien es cierto que hay razas con un estómago delicado, de vez en cuando, todos los perros pueden comer un menú casero rico en nutrientes y sin añadidos artificiales.

Volver a los orígenes elaborando una dieta rica en productos naturales para nuestros perros es muy sencillo a la vez que más asequible.

En la actualidad, nuestros perrunos son carnívoros no estrictos, es decir, la base de su alimentación ha de ser la carne pero no tienen por qué ingerir siempre carne, su aparato digestivo les permite alternar con otros alimentos. Por ello, os recomendamos una receta casera basada en arroz, pollo y verduras (a poder ser de la huerta).

Para que la receta dure, al menos, para cuatro raciones necesitas: 1kg de arroz, 8 zanahorias normales, un buen puñado de judía verde, 2 contra-muslos completos y un par de pechugas.

  • Elige en la carnicería un par de muslos de pollo y pechuga.
  • Cuece todo el pollo y, pasados unos minutos introduce zanahoria y judía verde bien partida en trozos.
  • Una vez esté todo cocido apártalo y, cuando se enfríe, separa toda la carne de los huesos. ¡Ojo! El hueso de pollo es extremadamente perjudicial para los perros ya que suelen quedar astillas en el esófago y podrían tener algún problema de salud tras ingerir uno. Separa toda la carne con las manos.
  • Cuece el arroz con el caldo del hervido anterior durante 10-15 minutos.
  • Espera que se enfríe, mezcla todo y tápalo con un plástico antes de guardarlo en la nevera.

¡Tú can se convertirá en todo un sibarita!