Os dejamos unas ideas de regalos gatunos para dejarles con los bigotes de punta de felicidad esta Navidad.

·         ¡Un viaje a las alturas! Por todos es sabido que a los gatos les encanta trepar y vigilar desde las alturas. ¿Qué tal instalar un circuito en las alturas? Necesitamos una pared donde colocaremos baldas a diferentes alturas para que trepen y se diviertan.

·         En Navidad, no tires las cajas grandes de cartón de los regalos. ¡Ellos saben aprovecharlas como nadie! Es el regalo más barato del mundo y el que ellos más van a apreciar. Guárdalas y ve sacándolas durante el año. ¡Estarán encantados! ¿Hay algo que les guste más que una caja de cartón?

·         Castillo de sueños: en el merado hay diferentes tamaños y materiales. Intenta que tengan también una torre de rafia que puedan utilizar como lima de uñas. Será su cama favorita.

·         Una fuente de agua divertida para que beban agua siempre que les apetezca.

·         Una bufanda invernal para ir calentitos durante los fríos días de invierno. ¡Con cascabeles ya sería lo más de lo más?

·         Juegos de inteligencia. Ratones que aparecen y desaparecen en circuitos, ¡pasará horas divirtiéndose!

·         Una alfombra de césped artificial. ¡Le encantará!

·         Rascador. Puedes elaborarlo tú mismo utilizando un plumero de púas duras para limpiar por detrás de los radiadores de calefacción y doblarlo generando un arco. Él rápidamente descubrirá que es el mejor instrumento para rascar su lomo. ¡Qué original!

·         ¡Chuches! Un clásico infalible.

·         Accesorios y complementos personalizados. Un collar con un colgante con su nombre y un número de teléfono localizador es, además de un detalle fabuloso, una buena herramienta para poder encontrarlo si se pierde. ¡A los gatos también les gustan las joyas!

·         Una cueva confortable para esconderse y dormir tranquilamente. ¡Que nadie me moleste!

·         Una mochila trasportín para viajar cómodamente. ¿Quién dijo que los gatos no tenían espíritu viajero?

¿CUÁNTO PAGARÍAS POR UN SEGURO PARA TU GATO? ¡Merece la pena!