Los animales, también, envejecen y casi siempre lo hacen a más velocidad que los humanos. En el caso de los canes, para saber cuántos años tiene tu perro, dientes, pelo y tamaño nos pueden dar las pistas necesarias para calcular su edad.

El desgaste de la dentadura es una de las características del envejecimiento del can, por eso observando sus dientes, podemos hacer un cálculo aproximado de su edad, teniendo en cuenta que, a los cuatro meses, cambian los incisivos centrales "de leche" por los definitivos y con un año, los dientes son blancos y los incisivos conservan la forma característica de flor de lis. Es a partir de esta edad, cuando comienza el desgaste progresivo de las piezas dentales, principalmente de los incisivos, primero de los inferiores y después de los superiores.

Otro signo, que puede ayudarnos a determinar cuántos años tiene tu perro, es el color de las piezas dentales: cuanto más amarillos, mayor es el perro.

También la genética manda. Estadísticamente, cuando mayor es el peso (tamaño) de los perros, menor es su promedio de vida. Según los expertos, los más grandes tienen una expectativa de vida media de 12 años y los más pequeños pueden vivir hasta 16 años o más.

Junto a los dientes y el tamaño, también podemos fijarnos en su pelo (la aparición de canas comienza, generalmente, por el hocico y las patas), musculatura (con los años pierden volumen y firmeza), incluso en su conducta (los perros de mediana y avanzada edad comienzan a ser más lentos).

Equivalencia con la edad humana

Pero, ¿es cierto que un año humano equivale a siete años del perro? Algunos veterinarios sostienen que esta equivalencia no corresponde con la realidad mientras otros creen lo contrario. Lo que está claro es que no todas las razas envejecen igual y, además, su edad dependerá de la alimentación, su higiene…

Un perro bien cuidado tiene mayor calidad de vida y morirá más tarde. Las vacunas, las revisiones veterinarias, etc. son factores que fomentan que viva más años. Sin embargo, la obesidad y el sedentarismo provocan todo lo contrario.