Las personas, que conviven con mascotas, tienen respuestas fisiológicas más saludables (mejora su peso corporal, la presión sanguínea, reduce el estrés y la depresión, etc.) y visitan menos al médico, según diversas investigaciones, que respaldan los beneficios de las mascotas para la salud.

Tener una mascota disminuye el riesgo de enfermedades cardiacas, presión sanguínea, colesterol alto, la progresión de la hipertensión, el estrés y la depresión, según han mostrado diversas investigaciones realizadas por Royal Canin y la entidad The Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development en Estados Unidos.

De hecho, el 28% de los pacientes con mascotas sobrevive a graves ataques cardiacos, comparado con el 6% de los que no tienen ningún animal de compañía. Además, en adultos de entre 50 y 83 años con hipertensión leve, la presencia de un perro en su vida está asociada a una más baja presión sanguínea.

Estos resultados han sido también corroborados por la Asociación Americana del Corazón, que publicaba una declaración científica, que apoya el papel, que las mascotas pueden desempeñar en la disminución del riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Otros efectos beneficiosos

Pero no solo los animales de compañía benefician a la salud cardiaca sino, también, contribuyen al buen estado de salud general, pues se ha demostrado que las personas que tienen mascota visitan con menor frecuencia al médico y utilizan menos medicación. Y los beneficios aumentan en proporción a los años de tenencia.

Otras investigaciones han analizado el impacto que tienen las mascotas en la actividad física y el peso, revelando que las probabilidades de conseguir un grado de ejercicio adecuado fueron mayores en los dueños de perros que entre los que no lo tenían.

Por si fuera poco, las personas que conviven con mascotas tienen respuestas fisiológicas más saludables al estrés y se reduce el riesgo de depresión si, por ejemplo, participan en actividades y terapias asistidas por animales, especialmente entre los mayores.

Los niños son también otro de los colectivos más beneficiados por la compañía de mascotas. Concretamente, un estudio con niños con trastorno por déficit de atención por hiperactividad (TDAH) mostró que se producían mejorías mayores en el control y la atención durante una actividad realizada con perros, comparados con otro grupo de niños que recibió tratamiento sin estos animales.