Las temperaturas más suaves, las flores en su mayor esplendor y el aumento de horas de luz, entre otros factores, hace que el cuerpo se resienta.

Estos son los síntomas que pueden aparecer en las mascotas durante la primavera:

- Alergias. A lo mejor desconocías que los animales también pueden tener alergias. Además de la astenia primaveral, un trastorno considerado adaptativo a la nueva estación del año donde te encuentras un poco más triste, cansado, sin apetito, pueden tener alergia. Por ejemplo, irritaciones en la piel, sarpullidos, picores e inflamación de la mucosa suelen ser los más frecuentes.

- Se les cae más el pelo. Es el momento de la muda. Las bolas gigantes de pelo empezarán a llenar tu casa. Lo aconsejable es cepillar el pelaje con un cepillo especial.

- Cuidado con las pulgas y garrapatas. Más paseos y rutas por el campo los expone más a cualquier tipo de insecto durante esta época del año. Vigila el pelaje de tus mascotas y que las garrapatas y pulgas se incrustan llegando a provocarles dermatitis o anemia.

- Época del celo para las hembras. Sobre todo, les ocurre a las gatas. Hay que tener cuidado y prestar atención ya que los machos están en celo todo el año.

- Alimentación. La subida de las temperaturas puede provocar en tus mascotas la pérdida o disminución del apetito. Además, al haber más horas de luz, la rutina de sueño cambia y en ocasiones, el cansancio puede ganar al hambre.