Elegir una buena arena para tu gato no es un tema baladí. Si es la primera vez que tienes una de estas mascotas o si ya la tienes, pero aún no has dado con una que se ajuste a sus comodidades, presta atención.

Hay varios factores que debes tener en cuenta a la hora de elegir un tipo de arena u otra en el momento de la compra.

  • El número de gatos que tienes en casa: esto es importante porque no es lo mismo tener un solo gato que seis, y es un factor determinante a la hora de elegir porque tipo de arena te decantas. Las más convenientes en este caso, son las de sílice o las ecológicas ya que retienen mejor el olor, son más duraderas y absorbentes.
  • En función de tu estilo de vida: el tiempo que puedes dedicar al mantenimiento del arenero es esencial para decantarte por un tipo de arena u otra. Si, por ejemplo, dispones de mucho tiempo libre entonces puedes elegir una arena más económica absorbente. Pero en el caso contrario, deberás optar por una arena más resistente que te ofrezca un margen de tiempo adaptado a tus circunstancias.
  • Dependiendo de las características de tu casa: a parte del número de gatos que tengas y del tiempo que les puedas dedicar, el espacio del que dispongas también importante. Si dispones de una vivienda amplia, puedes habilitar una zona apartada para el arenero donde evitar los fuertes olores y que no sean una molestia, hasta que puedas limpiarlo. Pero si no cuentas con mucho espacio, tendrás que optar por una arena inodora y más duradera.

En base a estas tres premisas debes conocer los tipos de arena que hay para que elijas la más conveniente para tus circunstancias.

La arena más barata

La arena absorbente es el tipo más popular y más utilizada y la que podrás encontrar a precios más baratos. Este tipo de arena está compuesta por sepiolita, una clase de mineral poroso muy absorbente y es la más económica. Como es absorbente no aglomerante, tendrás que cambiarla con frecuencia para que se mantenga limpia y seca. Asimismo, debes revisarla para retirar los excrementos sólidos.

La mayor ventaja de este tipo de arena para gatos es que tiene un precio bajo y que podrás encontrarla prácticamente en cualquier superficie.

La principal desventaja es que tendrás que reponerla a menudo, ya que, si no la cambias con frecuencia, el olor será muy fuerte y encima tu gato no querrá hacer sus necesidades dentro del arenero.

Es idónea para:

  • Tener un solo gato
  • Casas grandes donde puedas destinar una zona especial para poner el arenero.
  • Personas con tiempo suficiente y casas pequeñas para cambiar la arena a menudo.
  • Emergencias y salir del paso.

La arena más fácil de limpiar

La arena aglomerante es muy parecida a la anterior pero además de absorber, tiene la capacidad de que cuando entra en contacto con líquido, forma conglomerados sólidos muy fáciles de limpiar. Esto sucede gracias a la bentonita, una arcilla que tiene un gran poder de absorción. Con este tipo de arena podemos recoger con ayuda de una pala los excrementos sólidos y los líquidos.

Lo mejor que tienen este tipo de arenas es que la limpieza y retirada de residuos es muy cómoda. Una vez has quitado los excrementos solo tiene que añadir más arena de nuevo.

Su principal desventaja es que al ser tan fina levanta mucho polvo, y se puede quedar pegada en las patas del gato. Además, hay que limpiar el arenero a conciencia una vez lo vaciemos porque si no generará olores.

Es recomendable si:

  • Tienes un solo gato
  • Tu gato es escrupuloso.
  • Tiene una casa grande con espacio propio para el arenero.

La arena más duradera

Las arenas absorbentes sintéticas son las que más duran. Hay varios tipos: arena de sílice, gel de sílice o perlas de sílice. Este tipo de arenas tienen excelentes habilidades de absorción y retiene de forma rápida y eficaz el olor de la orina garantizando un entorno higiénico y más saludable.

Lo mejor es que es inodora, no genera polvo y es muy duradera. Además, cuando se llena de pis, el color blanco se torna a amarillo así que será mucho más fácil limpiar el arenero.

El único inconveniente es que al ser tan artificial no todos los gatos la toleran.

Es estupenda si:

  • Tienes varios gatos.
  • Tienes poco tiempo.
  • Vives en una casa pequeña.

La arena más ecológica

La arena ecológica es la más respetuosa con el medioambiente y se compone de restos de serrín o fibras de madera recicladas de otras actividades. Es muy parecida a las arenas aglomerantes con la ventaja de que son más rápidas y absorben el olor. Eso sí, es más cara que las anteriores, pero también dura más.

Lo bueno de esta arena es que al ser biodegradable se puede tirar por el w.c. Por la contra, los gatos tienen tendencia a esparcirla más de lo normal y tendrás que estar más pendiente de barrer

Ideal para:

  • Varios gatos.
  • Personas con el tiempo suficiente como para mantener limpia la zona del arenero.

Si estás buscando el mejor cuidado para tu mascota, nuestro Servicio Veterinario te ofrece una atención integral para su salud.