A la hora de comenzar a compartir tu vida con un nuevo perro, enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa es una de las primeras tareas que deberás emprender. A veces, los animales aprenden en seguida y otras, acostumbrar a tu perro a que haga sus necesidades fuera de casa será un largo proceso.

Para cuidar de tu animal de compañía, lo primero que debes hacer es atender a sus necesidades básicas: comida, higiene, salud, etc. Entre estas prioridades se encuentra la de que tu perro haga sus necesidades de la manera más adecuada. Y esta manera es, sin duda, mientras pasea junto a su dueño en la calle.

Los perros necesitan acostumbrarse a ciertas rutinas o pautas de comportamiento que deben enseñarles sus dueños con cariño, paciencia y constancia.

A continuación, te mostramos algunos trucos para que tu perro haga sus necesidades fuera de casa:

  • Cuanto antes comiences a enseñarle y a intentar implantar en su conducta esta rutina, más sencillo te resultará que la asimile.
  • Durante el proceso de aprendizaje debes prestar atención a tu mascota de forma constante. Piensa que si llevas un tiempo intentando acostumbrar al perro a que haga sus necesidades en la calle, y un día lo hace en casa, será como volver a dar un paso atrás en su enseñanza.
  • Detecta las señales que da el perro cuando se dispone a hacer sus necesidades. Procura salir con él a la calle antes de que las hagas. De esta forma, el perro, poco a poco, irá asimilando esta costumbre como la que debe ser.
  • Acostumbra a pasear a tu perro, como mínimo, tres veces al día: por la mañana, después de comer y por la noche.
  • Cuando pasees con él, déjale que se detenga a oler y que inspeccione el terreno. Él no hará las necesidades fuera si no se siente cómodo y seguro en el ambiente. Y para que lo haga, deberá haberlo reconocido por el olfato.
  • Durante el proceso de aprendizaje, cuando pasees a tu perro, no le prestes mucha atención, ni interactúes con él. Cuando haga sus necesidades, sólo entonces, felicítale. Intenta no convertirlo en una fiesta, ya que el animal debe interpretar esta conducta como algo natural.
  • Evita regresar con el perro a casa justo después de que hayas logrado que tu mascota haga sus necesidades en la calle. De lo contrario, el animal puede interpretar que hacer sus necesidades en la calle significa que el paseo va a finalizar, lo que puede hacer que modifique su comportamiento.
  • Protege a tu mascota de los momentos de estrés innecesarios que puede llegar a vivir si le regañas por hacer sus necesidades dentro de casa. Puede notar que te enfadas, pero no entenderá el motivo. O peor, se esconderá la próxima vez por miedo a la reprimenda.
  • Lo mejor es que lo cojas en brazos y lo saques fuera para que termine de hacer sus necesidades en el exterior de la casa mientras le indicas con tono serio pero tranquilo, la palabra “NO”.

Cuando te dispongas a enseñar a tu perro a hacer las necesidades fuera, ten presente que deberás armarte de paciencia. En ocasiones, tu mascota no aprenderá esta conducta hasta cumplir 5 ó 6 meses, aunque normalmente son más precoces.