La seguridad de nuestras mascotas es fundamental para que los dueños de animales podamos vivir tranquilos. La correa del perro es un elemento muy útil para controlar a nuestro animal de compañía cuando le sacamos al exterior de nuestra casa, evitando posibles enfrentamientos con otros animales o la posibilidad de que salga corriendo de forma inesperada y se pierda o pueda sufrir algún tipo de accidente.

Pero una vez que conseguimos mantener a nuestro lado a la mascota, puede surgir otro problema como es el no lograr evitar que el perro tire de la correa. Intentar disfrutar de un tranquilo paseo cuando esto ocurre se convierte en una misión imposible.

Es una actitud muy común entre los canes y no hay que desesperarse, porque tiene solución. Comenzar por unas normas básicas para educar al perro en casa será el primer paso para conseguir que en la calle se comporten de manera tranquila cuando les paseamos con la correa. Con una buena dosis de paciencia y cariño y aplicando de forma repetida algunos trucos para que tu perro no tire de la correa, pronto podrás pasear con tranquilidad junto a él si eres de los que sufre este problema.

  • Procura elegir momento para el paseo en los que el perro se muestre tranquilo. No le excites demasiado antes de salir a la calle. Compórtate con naturalidad y tranquilidad cuando te dispongas a pasear a tu perro.
  • Deja que el perro se familiarice con la correa. Puedes dar paseos por casa con la correa puesta o dejar que el perro juegue con ella para que se familiarice con el objeto.
  • Selecciona bien la correa que vas a utilizar para pasear a tu perro. Existen diferente tipos de correas para perros. Algunas están diseñadas para enseñar al perro a que camine junto a nosotros tranquilo y que no le resulte fácil al animal tirar de ella. No dudes en consultar con un experto acudiendo a una tienda especializada para que te recomiende la más aconsejable para tu mascota.
  • Créetelo: durante el paseo tú debes ser el que guíe a tu perro y no al revés. Si sales con dudas de que esto no va a ser posible el perro lo detectará y pronto se impondrá él a la situación.
  • Para dejar claro a tu perro que tú mandas no hace falta regañarle ni gritarle. Si tu perro tira de la correa, puedes detener el paso y hacer que se siente, o cambiar bruscamente de dirección caminando hacia el lado contrario hacia el que el animal quiere ir. Todo esto lo tendrás que hacer tranquilo y serio.