La Agencia Europea del Medicamento ha aprobado una vacuna contra la leishmaniosis canina, que no sólo puede tranquilizar a aquello que conviven con perros y que ven en ella una posibilidad de proteger a las mascotas del parásito de la leishmania (que puede llegar a ser mortal), sino que puede suponer un paso más para la inmunización también en personas.

La leishmaniosis está causada por la picadura de un pequeño insecto, el flebótomo, la cual porta un parásito llamado leishmania. Un 30% de los perros afectados por leishmaniosis canina, mueren. Un dato preocupante que ve una luz de esperanza en estos casos con la aprobación de esta vacuna contra la leishmaniosis canina.

La picadura de este insecto también puede contagiar a personas. Un 3% de las personas infectadas llegan a morir.

Los creadores de esta vacuna contra la leishmaniosis canina, pertenecientes al laboratorio Leti, siempre han tenido presente esta relación entre la enfermedad en animales y en seres humanos. Así lo afirma su director, Jaime Grego, consciente de que, siendo para las personas afectadas una enfermedad olvidada por organismos e instituciones, el comienzo de la investigación sobre esta vacuna siempre supuso para ellos un puente para acercar este remedio sanitario para animales a los seres humanos infectados por leishmaniosis.

Hace 24 años que este laboratorio comenzó la investigación para dar con la vacuna contra la leishmaniosis canina que ahora está aprobada. Ya entonces, fueron conscientes de que, enfocar los ensayos y dicha investigación en animales, sería más barato y más sencillo. Pero nunca olvidaron su último objetivo: poder aplicarla en un futuro también en personas. Esta es ahora su apuesta.

¿Qué caracteriza a esta vacuna contra la leishmaniosis canina? Es capaz de inmunizar contra el parásito de la leishmania de una forma más eficaz que otras inmunizaciones tradicionales. El motivo es que se ha utilizado una proteína sintética y recombinante en al que se han seleccionado las moléculas que dan mejor resultado. Esta proteína es tan potente que no requiere de otros potenciadores que podrían tener reacciones adversas para el animal tratado.

Los creadores de la vacuna contra la leishmaniosis canina aseguran que es efectiva en un 90% y no tóxica en un 100%.

Tras su aprobación, la protección de las mascotas está ahora en manos de aquella farmacéutica que apueste por esta vacuna y ayude a que su desarrollo final pueda darse, ya que su potente molécula aún requiere de ciertas modificaciones.