El virus de la leucemia felina, es un retrovirus que se trasmite a los gatos a través de la saliva, las lágrimas, la orina, las heces, la leche o las secreciones nasales y que causa cáncer en las células sanguíneas, es decir provoca leucemia. 

Si el gato infectado no vence el virus a través de su sistema inmunológico, puede llegar a ser mortal en el animal. Esta enfermedad, es un virus que causa leucemia, pero no todos los gatos que son inoculados, llegan a desarrollar la enfermedad. Hay vacunas para su prevención, pero su eficacia no se asegura, por eso los veterinarios no recomiendan la convivencia entre gatos que padezcan este virus y aquellos sanos, incluso aunque éstos últimos estén vacunados. Es más probable que padezcan la enfermedad los gatos jóvenes, los mayores, o los gatos debilitados por alguna otra enfermedad. 

Los gatos adultos con un sistema inmunológico saludable son los más resistentes al virus de la leucemia felina. Los síntomas de esta enfermedad son fiebre, letargo, inapetencia, pérdida de peso, infecciones víricas, bacterianas y parasitarias, enfermedades de la sangre, como la anemia, patologías dentales y bucales, como la gingivitis o estomatitis, oculares, como la uveítis, y trastornos digestivos, respiratorios, renales, neurológicos, reproductivos o dermatológicos, entre otros. Ante cualquier duda, lo recomendable, es acudir a un veterinario para que nos informen y hagan las pruebas pertinentes al gato para detectar si padece este virus tan agresivo. 

Si nuestra mascota padece el virus de la leucemia felina, lo primero será protegerle de otras enfermedades para asegurar su buena nutrición y evitar dolencias ajenas a esta enfermedad.  No existe un tratamiento específico para curar esta enfermedad, pero hay medicamentos que sirven para mantener el sistema inmunológico en buen estado; el veterinario nos indicará las medidas apropiadas para nuestra mascota.

Lo mejor, será apartar nuestro gato de otros animales para prevenir que no se contagien ni que el gato pueda contagiarse de otras enfermedades perjudiciales para su salud. No se ha demostrado que este virus pueda transmitirse a los humanos, pero los veterinarios recomiendan que, los gatos que padecen esta enfermedad, no convivan con personas con problemas inmunológicos, como por ejemplo enfermos de SIDA, ya que tienen más probabilidades de contraer este virus.

¿Quieres conocer el nuevo seguro para mascotas que comercializamos en El Corte Inglés Seguros?