Saber cuáles son las averías más habituales en los vehículos, puede ayudarte a prevenirlas, ya que nos vamos a referir a las que se producen por el desgaste debido al uso, sumado a la dejadez en el cuidado y revisión del coche, así como a  la forma incorrecta de conducción del propietario del vehículo.

También existe una lista de averías más habituales en vehículos nuevos, pero éstas suelen estar provocadas por fallos de fabricación, por lo que, lo más seguro, es que las cubra la garantía.

Es por ello que vamos a centrarnos en aquellas averías más habituales en los vehículos que se producen por desgaste y que puedes evitar si conoces de antemano esta información.

Algunas de ellas son averías sencillas y fáciles de reparar. Otras, sin embargo supondrán un gran gasto:

  • Pastillas y discos de freno: el uso constante del pedal del freno va desgastando las pastillas y los discos, sobre todo si tienes la costumbre de frenar de manera brusca. El cambio de pastillas de freno no resulta muy caro, pero el de discos conlleva un coste más elevado. Aunque el principal problema de este tipo de averías no es el dinero, sino tu seguridad.
  • Descarga de batería: si te dispones a arrancar el coche y percibes que, al girar la llave, nada se activa ni se ilumina, es muy posible que tu vehículo se haya quedado sin batería. Bastará con instalar una nueva para que el vehículo vuelva a funcionar.
  • Daños en el motor: pueden ser debidos por la falta de mantenimiento del propio motor, por no revirar los fluidos y filtros del coche  o por sobrecalentamiento.
  • Pinchazos o reventón de ruedas: el desgaste de los neumáticos hace que circulen con una presión inadecuada y que su dibujo sea cada vez menos profundo. Además de influir en el agarre en carretera, aumentan las posibilidades de un reventón.
  • Caja de cambios: es otra de las averías más habituales en los vehículos. El cambio constante de marchas hace que esta pieza se resienta con el tiempo, sobre todo si no la utilizamos de forma correcta y cambiamos de marcha de manera brusca e innecesaria.