Durante el pasado año, aumentaron las bajas laborales por accidente de tráfico. Según un estudio de Formaster, asociación de formación en seguridad vial, cada hora, 6 trabajadores cogieron una baja laboral ocasionada por un accidente de tráfico. El mayor número de incidentes se produjo en los desplazamientos in itinere (de casa al trabajo y viceversa).

En concreto, más del 73,4% de las incapacidades temporales por accidente de tráfico sucede en este tipo de desplazamientos en tres franjas horarias: entre las 7 y 9 de la mañana, de las 14 a las 16 horas y entre las 18 y las 20 horas. Estos accidentes se deben, en gran parte, al aumento del volumen de desplazamientos “en hora punta”, lo que perjudica a la seguridad en la conducción. Estos datos requieren especial atención, ya que conllevan 109 trabajadores accidentados al día.

La conducción segura de los vehículos consiste en la aplicación de una serie de técnicas cuyo principal objetivo es la prevención de los accidentes de circulación. Una buena utilización del vehículo evitará el crecimiento del número de bajas laborales por accidente de tráfico.

Las causas de las bajas suelen ser lesiones variadas. El 53% se producen por esguinces cervicales o dislocaciones, problema que puede ser ocasionado por un alcance tanto trasero como frontal o lateral; el 22,4%, por heridas o lesiones superficiales y el 14,7% por lesiones o heridas leves en los ojos producidas por cristales o trozos de plástico que saltan a los ojos o por golpes en la cara. Sólo el 8% de las bajas laborales son por fracturas de huesos y el 5,5% por conmociones.

Para fomentar una conducción más segura en los trayectos del trabajo a casa y viceversa, La asociación Formaster recomienda algunos consejos para nuestras rutinas al volante:

A la salida del trabajo, se ha de desconectar el móvil. La jornada laboral ha terminado. Si hubiera una llamada urgente o alguna conversación a la que contestar se recomienda hacerlo en casa.

Sal de casa con suficiente tiempo y ten previstos varios itinerarios alternativos. Adecúa tu conducción a las condiciones de la vía con especial atención a la densidad del tráfico y al estado meteorológico. Las superficies mojadas y resbaladizas presentan varios retos para la conducción. En climas de niebla, asegúrate de tener una buena visibilidad y que además puedas ser visto.

Se requiere la utilización del cinturón en todos los asientos, así como mantener cuidada la temperatura del habitáculo. Un calor excesivo en la cabina abotarga al volante. Por ello, más que subir la calefacción, se recomienda llevar ropa de abrigo, preferiblemente no acolchada y que permita una buena libertad de movimientos de los brazos.

Conduce relajado y tranquilo. Intenta que tu estado de ánimo no influya en tu comportamiento al volante. Evita la furia al volante. Para ello, te recomendamos el uso de música para relajarte. Mantén la calma y centra la atención en la carretera.

No conducir bajo los efectos del alcohol. Cuidado con las cervezas después del trabajo. Asimismo, evita conducir después de una comida pesada de negocios.

Respeta los límites de velocidad y mantén la distancia de seguridad. No sabes dónde puede haber una retención, un atasco o una frenada brusca.

Artículo patrocinado por Fénix Directo