A pesar de la reciente campaña de concienciación sobre la responsabilidad con las bicicletas cuando circulamos, elaborada por la Dirección General de Tráfico, lo cierto es que en los últimos meses hemos conocido tristes noticias de accidentes de tráfico en los que los más perjudicados han sido los ciclistas.

La bicicleta es un medio de transporte cada vez más utilizado. Son miles las personas que deciden cada día renunciar a la moto o al coche para desplazarse en bicicleta, un medio de transporte, barato, sano y ecológico.

Pero con todo, parece que aún hay muchos conductores que no son conscientes de la especial vulnerabilidad de los ciclistas en la carretera.

A la vista está que aún falta mucho trabajo por hacer para que viajar en bici no se convierta en una aventura de riesgo. Para aportar nuestro granito de arena, a continuación ofrecemos unos cuantos consejos orientados a indicar cómo circular para evitar accidentes con ciclistas:

  • Respetas las normas de circulación: parece una obviedad, pero es algo que es olvidado tanto por los conductores como por los ciclistas. Cumplir las normas de circulación reduce de manera considerable el riesgo de sufrir accidentes con ciclistas. No hay que olvidar que en las rotondas o en las zonas de giro, los ciclistas tienen preferencia.
  • No recrimines a unos ciclistas si circulan en paralelo. Las normas de tráfico lo permiten siempre que no invadan la totalidad de la calzada. Sé paciente y ten cuidado al adelantarles, dejando el suficiente espacio de seguridad de 1,5 metros entre tu coche y ellos.
  • Los ciclistas deben acostumbrarse a no circular colándose o zigzagueando entre los coches.
  • Cuidado al aparcar el coche y abrir la puerta para salir sin mirar primero por el retrovisor. Son muchos los accidentes con ciclistas que se producen por golpes con puertas que han sido abiertas sin prestar ningún tipo de atención.
  • Hazte visible: los ciclistas deben hacerse visibles al resto de conductores. Las luces de posición y chalecos reflectantes son elementos muy útiles para este fin, sobre todo de noche.
  • Protégete: si eres ciclista, un casco o protectores en brazos y piernas, pueden salvarte la vida o evitar heridas de mayor gravedad.

Aunque la mayoría de los accidentes con ciclistas se producen en zonas urbanas, el número de muertes es mayor en carreteras. Sea cual sea el espacio por el que se mueva una bicicleta, recuerda todos los consejos mostrados en este artículo para lograr circular con seguridad.