La empresa de alquiler de vehículos Hertz ha elaborado un decálogo con consejos para todos aquellos, que vayan a conducir con la ola de frío, cuando las condiciones de la carretera se vuelven adversas: 

  • Antes de que comience el mal tiempo, conviene realizar una puesta a punto del vehículo, verificando el sistema de refrigeración, los frenos, el alumbrado, los parabrisas, la suspensión, neumáticos y que el nivel del aceite y del líquido anticongelante sean los adecuados.
  • Si se va a emprender un viaje largo, se recomienda escuchar las predicciones del tiempo y del tráfico. En caso de adversidad climática, es conveniente retrasar el viaje.
  • Siempre hay que ir preparado para casos de emergencia. Preparar un kit con artículos básicos como ropa de abrigo, mantas, agua, comida y una linterna. Estar comunicado es imprescindible, por lo que se debe llevar encima un móvil y un cargador de coche.
  • Especialmente, si se va a circular por puertos de montaña, es necesario llevar las cadenas reglamentarias y conocer cómo se colocan. Cuando la temperatura baja de los 7ºC, se aconseja usar, también, neumáticos de invierno que garantizan una mayor adherencia.
  • Otra recomendación, para conducir con la ola de frío, es circular con al menos medio depósito de gasolina. Aunque el desplazamiento sea corto, no conviene apurar el depósito y más en condiciones de nieve o lluvia.
  • La distancia normal de seguridad es de tres o cuatro segundos, es decir, de unos 90 metros en autopista o autovía. En caso de condiciones adversas, se recomienda aumentarla hasta ocho o diez segundos y también disminuir la velocidad por la pérdida de visibilidad y de adherencia del neumático a la calzada.
  • Poner la calefacción solo cuando los cristales estén limpios de nieve y hielo. No use nunca agua caliente sobre el cristal, ya que puede romperse. Un rascador de hielo es lo más eficaz y barato. Para evitar la condensación de los cristales en el interior, se debe utilizar el aire acondicionado.
  • Evitar los frenazos bruscos. El hielo no siempre es visible, por lo que hay que extremar la atención y evitar frenar bruscamente. Es más seguro utilizar el freno motor, sin soltar el acelerador de golpe, que el freno.
  • Cuidado con el aquaplaning. Cuando se forman balsas de agua en la carretera, en vez de frenar, hay que sujetar con firmeza el volante y levantar suavemente el pie del acelerador para rebasarlas.
  • Si el vehículo se queda atascado en la nieve, se debe cambiar a una marcha larga, mantener las ruedas rectas e ir suavemente hacia detrás y hacia delante hasta que el coche consiga salir.

No dejes que el frío estropee tu viaje teniendo en cuenta estas recomendaciones sobre cómo conducir con la ola de frío.

Artículo patrocinado por Fénix Directo