Organizar un viaje en familia o con amigos es una idea estupenda, sobre todo cuando hay niños de por medio. Aunque, seamos realistas, la logística pre y post viaje puede convertirse en una absoluta locura.

  • ¿Compramos comida y bebida entre todos o cada uno lleva algo?
  • Mejor hacemos la compra juntos en el destino
  • ¿Qué actividades podríamos realizar?
  • ¿Cómo nos vamos? ¿Salimos todos al mismo tiempo?
  • Yo prefiero ir en tren…
  • ¿Por qué no compartimos coches para economizar?

Esta locura podría albergar entre 5.000 y 10.000 pantallazos en una conversación de WhatsApp… ¿Nos equivocamos? Seguro que te has visto identificad@ 100%.

Todo preparado, al final nos vamos en coche intentando economizar al máximo todo el espacio. Salimos esta misma mañana, anoche ya dejamos todas las maletas en el hall de casa para no olvidarnos de nada. Nuestro peludo también lleva su equipaje y los gatos han decidido quedarse guardando la casa. Los primos pequeños también se vienen con nosotros y, para más inri, somos los encargados de llevar todo lo necesario para los desayunos y las meriendas.

Ahora bien, tenemos un coche utilitario-familiar normal que no llega a ser una gran furgoneta (nos vendría como agua de mayo). ¿Cómo lo hacemos? ¿Alguien sabe hacer magia? Quizá recordéis las películas de los años 60-70 en las que los españoles se iban un mes a la playa con el coche cargado a más no poder (abuela incluida) y la vaca llena de maletas. ¡Esos seremos nosotros! ;)

Por nuestra parte, lo único que podemos hacer para contribuir a vuestra hazaña es ofrecer unos consejillos que os vendrán de maravilla.

  • Menos es más, antes de hacer la maleta, haz una lista de todo lo que necesitas y piensa en aquello que podrías reutilizar. Si en tu destino hay lavadora, quizá merece la pena. Al final, nunca te pones todo lo que sueles llevar.
  • Prepara maletas en formato bolso de tela, así podrás aprovechar cada uno de los rincones del maletero.
  • Los bultos más duros o pesados habrás de colocarlos abajo del todo. Así, poco a poco podrás ir rellenando el maletero.
  • Si todavía necesitas espacio, en el interior puedes aprovechar la parte de debajo de los asientos y, si es necesario, todos deberéis llevar algo sobre las piernas. ¡Merecerá la pena!

Por no olvidar haber revisado previamente el coche así como disponer de un buen seguro que os proteja a todos durante los trayectos, ¡faltaría más!