Una parte muy importante de los accidentes de tráfico mortales están relacionados con el consumo de una o más sustancias psicotrópicas. Concretamente en nuestro país, la conducción bajo los efectos de las drogas y el alcohol está detrás de casi una cuarta parte de los fallecidos en accidente de tráfico. Esta es una de las conclusiones que se obtienen del último estudio realizado por la DGT, denominado Druid´13, que se desarrolló entre los meses de mayo y noviembre del año pasado mediante un total de 2.932 controles aleatorios de consumo de alcohol (aire espirado) y drogas (prueba en saliva) a conductores en vía pública. Dichos controles constataron que un 12,1% de los conductores presentaron consumos recientes de drogas y/o alcohol, en concreto: • Un 8,8% de los conductores presentaron consumos recientes de drogas con o sin alcohol. • Un 4,1% de los conductores presentaron consumos recientes de alcohol (por encima de 0,05 miligramos por litro de aire) con o sin drogas. • Un 3,3% de los conductores dieron positivo al test de alcohol sin haber consumido droga. • Un 8% de los conductores presentaron consumo reciente de drogas sin haber tomado alcohol. • Como droga de único consumo, la más consumida entre los conductores continúa siendo el cannabis (4,4%), seguida de la cocaína (2%). El 1,2% han consumido varias sustancias.

Reducción en los datos de conducción bajo los efectos de las drogas y el alcohol

Estos datos, comparados con el estudio anterior del Druid que se desarrolló entre 2008 y 2009, constatan que, aunque hay que tener cautela en la comparación, hay una disminución de los casos positivos a alguna sustancia (8,8% en el Druid´13 frente al 11,7% en Druid 08-09). Esta bajada de consumo de sustancias psicoactivas también se refleja en los datos procedentes de la encuesta domiciliaria sobre alcohol y drogas en España (EDADES) que se realiza a la población de entre 15 y 64 años. Concretamente el consumo reciente de alcohol (últimos 30 días) presenta según dicha encuesta una tendencia ligeramente descendente. En el caso del cannabis, el consumo en los últimos 30 días ha aumentado de forma poco importante y el de la cocaína en polvo ha disminuido ligeramente. Por último, la memoria que anualmente realiza el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias forenses a una muestra de fallecidos en accidente de tráfico, también constata una importante disminución de positivos a alcohol respecto a 2012 (28,9% frente a 35,1%) y en el caso de los positivos a drogas ha habido un ligero aumento, pasando del 12,3% en 2009 al 15,3% en 2013. Sin embargo, a pesar de esta reducción en los datos de conducción bajo los efectos de las drogas y el alcohol no es suficiente. Esperamos y deseamos que se reduzca a 0 en el futuro.