Los conductores pueden encontrarse en las carreteras con curvas de todo tipo, pero no todos saben cómo se debe actuar correctamente en ellas. Es muy importante aprender a conducir con curvas, ya que tomarlas correctamente,  es esencial para el control del coche y la seguridad de la conducción. Muchos conductores no saben cómo se debe circular con curvas, y eso, unido a la velocidad excesiva, hace que las salidas en trazados sinuosos sean una de las principales causas de accidente en España. Tomar mal una curva, provocará que nos salgamos de la calzada o, si es de doble sentido, que nos choquemos con un vehículo que venga en dirección contraria. Pero no sólo es importante el coche y la carretera; la vista es otro de los protagonistas a la hora de trazar curvas, ya que es el sentido que debe estar alerta por si ocurre algún imprevisto poder reaccionar a tiempo. Lo ideal, es adoptar una visión periférica a larga distancia, para anticiparnos a lo que pueda llegar. Cómo conducir con curvas:

  • Deberemos adaptar la velocidad del vehículo a la curva.
  • Frenaremos antes de llegar a la curva y no durante su recorrido.
  • Durante la curva no aceleraremos ni frenaremos el coche, sino que mantendremos una velocidad constante.
  • Aceleraremos progresivamente el vehículo al final de la curva para preparar la salida.
  • Durante toda la curva se debe conducir con suavidad y sin sobresaltos o brusquedades, es decir, sin rectificar el trazado mediante volantazos.

Estas indicaciones sirven para todo tipo de curvas, en las que siempre tendremos que combinar el freno y el acelerador. En función del tipo de curva, podremos circular más rápido o más lento –metiendo una marcha más corta para ayudarnos de la fuerza del motor, si es necesario- y giraremos más o menos el volante.  Con ello, conseguiremos la estabilidad del vehículo, lo que hará que controlemos la curva, y no la curva a nosotros. En la carretera, es muy importante saber conducir con curvas para nuestra propia seguridad, pero también para el beneficio de nuestro vehículo, puesto que estaremos cuidando los neumáticos, las suspensiones, los frenos y reduciremos el consumo de combustible. Lo que no se debe hacer mientras conducimos en una curva, bajo ningún concepto, es dar volantazos, hacer frenadas, conducir bruscamente, fijar la vista demasiado cerca, soltar el volante o conducir con una sola mano.