A la hora de coger el coche lo ideal es conducir de manera eficiente; sólo tiene ventajas. No sólo este tipo de conducción es buena para el medio ambiente, sino que también contribuye a la seguridad en la carretera y es una ayuda para nuestros bolsillos, ya que permite un ahorro de 300€ anuales, según ha calculado la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

La organización apunta además, que los vehículos actuales disponen de dispositivos más eficientes en comparación con modelos de hace diez años, logrando emisiones un 30% menores, lo que, junto con cambios en los hábitos de conducción, puede generar un ahorro de hasta 900 euros en un vehículo nuevo respecto a uno antiguo.

Entre las recomendaciones de Anfac, destacan acciones como arrancar el coche sin pisar el acelerador, iniciar la marcha después de arrancar, usar la primera marcha sólo para comenzar la marcha y cambiar a segunda rápidamente.

Asimismo, la organización resalta la importancia de cambiar de marcha entre 2.000 y 3.000 revoluciones en motores de gasolina, y entre 1.500 y 2.000 revoluciones, en los diésel, así como circular con la relación más larga posible y usar, siempre que sea posible, la cuarta y la quinta velocidad en ciudad.

En lo referente a la deceleración, Anfac aconseja levantar el pie del acelerador y dejar rodar el vehículo, frenar de forma suave y reducir de marcha lo más tarde posible. Además, hay que intentar detener el coche sin reducir de marcha, siempre que la velocidad y el espacio lo permitan. Estas medidas, no sólo contribuyen a conducir de forma más eficiente, sino que además son un factor muy importante en términos de seguridad vial.

La asociación señala que, en paradas de más de 60 segundos, hay que apagar el motor. Igualmente, recomienda conducir con una distancia de seguridad adecuada y anticipar las maniobras, lo que también mejora la seguridad al volante.

Anfac también destaca que, además de estos consejos, existen aspectos fundamentales para reducir el gasto en combustible, como mantener el vehículo en buen estado y revisar elementos como las ruedas, los líquidos, los frenos, las luces o la batería.

Artículo patrocinado por Fénix Directo