La seguridad sobre la moto es inexistente si no nos equipamos correctamente. En este sentido, el casco de moto es uno de los elementos primordiales para preservar dicha seguridad.

Existen varios tipos de cascos de moto entre los que puedes elegir. Dentro de las diferentes posibilidades de modelos, puedes optar por comprar un casco de moto de segunda mano o, por el contrario, adquirir un casco de moto nuevo.

Los cascos nuevos siempre ofrecen más garantías de presentar un mejor estado de los materiales. Sin embargo, puede que no te puedas permitir su precio o que no estés dispuesto a pagarlo. Si es tu caso, no te preocupes. A continuación, te ofrecemos unos consejos para comprar un casco de segunda mano sin errar en la elección:

  • El casco de moto que ofrece más seguridad es, sin duda, el integral. Este tipo de casco protege la cabeza en su totalidad, incluida la cara. También puedes optar por cascos abatibles, con mentonera que sube y baja según nuestras preferencias; o un casco Jet, abierto por la parte delantera. Hay que tener en cuenta que estos dos últimos modelos mencionados son menos seguros que el integral, ya que cubren menos zonas de nuestra cabeza.
  • Antes de comprar un casco de segunda mano, pruébatelo. Debes comprobar que el tamaño es el adecuado. Procura tenerlo puesto unos diez minutos como mínimo, para observar si, pasado ese tiempo, notas molestias o dolores ocasionados por que pueda resultar demasiado pequeño o apretado.
  • Con el casco de moto puesto, agita la cabeza hacia los lados para comprobar que no baila y que acompaña de forma inmóvil cada movimiento. Si el casco queda holgado, tu seguridad sobre la moto se verá afectada, ya que, ante una caída, lo más probable es que el casco se suelte y no pueda cumplir su función.
  • Asegúrate de cuántos años tiene el modelo de casco de segunda mano que te dispones a adquirir. Los cascos de moto tienen fecha de caducidad. Ésta suele oscilar entre los cuatro y los cinco años.
  • Puedes comprar tu casco de segunda mano a un particular o en una tienda. Existen comercios dedicados a este tipo de ventas que ofrecen garantías de un año y la posibilidad de que lo pruebes durante unos días antes de decidirte por su adquisición.
  • Un último consejo para comprar un casco de segunda mano, es que te fijes bien en el estado de sus materiales: roces, abolladuras, etc. Un casco muy desgastado puede ser señal de que ha sufrido demasiados golpes. Sus materiales internos pueden estar dañados y afectar a tu seguridad en la moto. Las ralladuras en el cristal delantero pueden, además, afectar a la visibilidad del conductor.

Tu seguridad personal es lo más importante a la hora de desplazarte en moto. Por eso, es tan importante que tengas en cuenta estas indicaciones cuando te dispongas a comprar un caso de segunda mano.

Artículo patrocinado por Fénix Directo