Salir de tu casa y dirigirte hacia tu coche, como cada día, para descubrir que no está donde lo dejaste, o que está, pero en un estado lamentable debido a un intento de robo, es una de esas situaciones que, por un segundo, te paralizan el corazón.

Descubrir que has sufrido el robo de tu vehículo es una experiencia muy desagradable que, además, trastoca todos tus planes y conlleva una serie de papeleos y trámites que nunca apetece hacer.

En situaciones así, solemos acordarnos de todo el árbol genealógico del amigo de lo ajeno, ¡y con razón!

Pero también debes pensar que, muchas veces, pecamos de confiados y se lo ponemos fácil a los ladrones.

Sigue los siguientes consejos para evitar el robo de tu vehículo y líbrate de pasar por ese mal trago:

  • Cierra bien las puertas y ventanillas: no importa cuánto tiempo vayas a dejar solo el vehículo. Ya sean dos minutos, dos horas o dos días, echa siempre el cierre y sube hasta el tope todas las ventanillas.
  • También en los semáforos: aunque te encuentres dentro del vehículo, parar en un semáforo con los cierres sin activar o con las ventanillas bajadas, puede ser un reclamo para los ladrones, sobre todo si llevas a la vista objetos de valor sobre los asientos o en la bandeja trasera. De esta forma, te estás arriesgando a que algún delincuente abra la puerta o se introduzca a través de la ventanilla y te desvalije en un segundo.
  • Si un desconocido intenta pararte: puede ocurrir que, mientras te encuentras conduciendo, alguien desconocido te haga alguna señal para que detengas el vehículo o trate de llamar tu atención con alguna indicación. A no ser que sea un agente de movilidad, la policía o algún afectado por un accidente claro de coche, haz caso omiso y puede que así estés consiguiendo evitar el robo del coche.
  • Las llaves siempre contigo: nunca dejes un juego de llaves dentro del vehículo. Si el ladrón consigue abrir el coche, se lo estarás poniendo en bandeja para que lo arranque y se lo lleve.
  • Tornillos antirrobo: instalando este sencillo mecanismo de seguridad, podrás evitar que te roben las ruedas del coche.
  • Selecciona el aparcamiento: evita dejar el coche aparcado en zonas solitarias, con poca afluencia de gente o poco vigiladas.

Siguiendo todos estos consejos para evitar el robo de tu coche, no podemos asegurarte que nunca vaya a ocurrir, pero sí que, de esta forma, reducirás bastante las posibilidades.