Aquel automóvil que en su día esperaste con tanto ahínco ya no cubre tus necesidades actuales. Ahora, las familias necesitan, al menos, 2 automóviles en el hogar. Uno para grandes viajes y otro utilitario como coche de emergencia o para recados. Pues bien, vuestro coche para viajes y momentos especiales se ha quedado pequeño y habéis decidido venderlo.

¿Qué consideraciones has de tener en cuenta a la hora de vender tu coche?

  1. ¿Lo vas a vender por tu cuenta o a través de empresas intermediarias?
  2. Público objetivo: no es lo mismo un coche familiar que un turismo de espíritu joven o un todo-camino. Has de pensar en la posible función que el comprador va a dar al coche para orientar tu oferta e intentar atraerle.
  3. Si la ITV está próxima es conveniente que la pase el vendedor.
  4. La antigüedad del coche influirá en el precio.
  5. Buenas fotografías y descripción. Está demostrado que si las fotos son buenas y el coche se encuentra limpio y vistoso hay más posibilidades de venderlo antes.
  6. Limpieza
  7. Evita medias verdades, ¡sinceridad ante todo!
  8. Datos personales, preséntate en la oferta y escribe un breve motivo por el cual vendes el coche. Así estarás generando sensación de confianza al futuro comprador.
  9. Pon facilidades al comprador. Por ejemplo, flexibilidad en los horarios y localización cuando quedéis para ver el coche en persona.
  10. Si tienes un taller de confianza podéis quedar ahí. También puedes aportar un informe del mecánico sobre el coche o incluso sugerir al futuro comprador quedar en su mecánico de confianza.
  11. Avisa a tu seguro de coche con antelación ya que ahora necesitarás un seguro para el coche nuevo.

Lo realmente importante de todo esto es generar confianza. Puede que tu coche tenga algún fallo o que el comprador no dude en negociar e intentar bajar el precio fijado Habiendo generado confianza previa con estos consejos puede que una rotura o incluso el precio acabe siendo lo de menos y no afecte en el proceso de decisión de compra.