Es más, según las cifras, el número de matriculaciones no ha parado de aumentar en los últimos años, convirtiéndose en una opción cada vez más valorada para viajar. Recorrer el mundo en caravana es el sueño de muchos de nosotros y aunque es un medio de transporte que se suele utilizar más en primavera y verano por la comodidad de la climatología, hay atrevidos que prefieren disfrutar de la belleza del invierno a través de sus cristales.

Ahora bien, para viajar en caravana en invierno hay que seguir una serie de recomendaciones y preparar el viaje más a fondo ya que debemos estar preparados ante cualquier inclemencia meteorológica.

¿Imaginas una ruta de invierno en caravana por el Parque Nacional de Yellowstone en EEUU? Un verdadero sueño que, con preparación, puede alcanzarse. Alguno de los consejos que deberías tener en cuenta si te vas a lanzar a la carretera el próximo invierno son:

  • Presta atención a las previsiones meteorológicas, al menos, una semana antes de tu viaje. ¿Las carreteras van a a estar transitables? ¿Dónde hay puntos de repostaje o restaurantes? Necesitas mayor planificación en este sentido que en verano.
  • Es muy difícil que el agua de la caravana se congele aun estando a bajo cero, la mayoría ya están preparadas para ello, pero si vaciamos los depósitos evitaremos que esta se pueda llegar a congelar.
  •  Si hay previstas nevadas, evita acampar en soledad y acude a un parking o similar. Ahí estaréis más preparados e inclusive tendréis opción de prolongar las calefacciones y chimeneas para que la nieve no se acumule en el techo de la caravana.
  • Cuando enciendas la calefacción, no la pongas al máximo desde el principio, deja que suba la temperatura progresivamente para evitar taponamientos de aire o similar.
  • Protege las juntas si va a hacer excesivo frío o aire, lubrica también las bisagras y cerraduras.
  • Evita siempre manualmente que la nieve se acumule.

En invierno, ¡toda protección es poca, buen viaje!