Cuanto más viejos son los vehículos, más inseguros resultan. Tanto que desde uno de los comparadores de seguros de ámbito nacional aseguran que los coches con una antigüedad de más de 14 años tienen el triple de posibilidades de sufrir un accidente que uno nuevo. Una circunstancia que se agrava hoy en día, con el progresivo envejecimiento del parque automovilístico español.

El informe señala que la actual situación de la economía española ha provocado un "progresivo descuido" de los vehículos por parte de los conductores, a lo que hay que añadir que el parque actual no para de envejecer debido al menor número de nuevas matriculaciones y se sitúa como uno de los más obsoletos de Europa.

Así, el director de Operaciones de la empresa, Carlos Brüggemann, afirma que el principal problema derivado de la obsolescencia del parque móvil nacional es el mayor índice de siniestralidad de los vehículos más antiguos. "Los automóviles con más de diez años tienen el doble de posibilidades de sufrir un accidente y los que superan los catorce años, el triple", destaca Brüggemann, para quien los motivos son la falta de sistemas de ayuda a la conducción y el mayor riesgo de avería.

La crisis económica, además de un efecto negativo sobre la renovación del parque, también ha ocasionado un menor mantenimiento y cuidado de los automóviles, "que se hace más costoso cuanto mayor es la antigüedad" del coche.

En este sentido, indica que esta situación ha generado que, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), el número de vehículos que circulan sin superar la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) se ha incrementado, llegando al 6%.

Así, el estudio resalta que, además de suponer un grave riesgo para la seguridad vial, esta situación puede conllevar importantes conflictos con el seguro en caso de sufrir un accidente, puesto que sin tener los papeles en regla está prohibido circular y la aseguradora podría negarse a hacerse cargo de los daños propios.

Más coches sin seguro

Otro efecto de la complicada situación económica, es el aumento de los vehículos que circulan por las carreteras españolas sin seguro, que, según el Consorcio de Compensación de Seguros, se sitúa en 2,5 millones de vehículos.

"Sin duda se observa un importante incremento en el censo de vehículos que carecen de póliza alguna desde 2008, año en que la crisis comenzó a despuntar. De hecho, la cifra actual es un 41% superior a la de hace diez años", añade Brüggemann.

Dicha situación, según el comparador de seguros, también ha ocasionado un cambio en la modalidad de los seguros de coche que se contratan, con una tendencia hacia la contratación de pólizas más básicas en detrimento de las más completas.

Artículo patrocinado por Fénix Directo