Todo el mundo conoce las consecuencias fatales, que tiene el consumo de alcohol y drogas al volante, pero menos gente parece ser consciente de las graves implicaciones, que puede tener hacerse un selfie conduciendo, ir a comprar el pan sin el cinturón de seguridad o no abrochar el arnés al niño en la sillita para ir al colegio de al lado de casa.

Cinco millones de españoles (21% del total) reconocen que no respetan la distancia de seguridad, lo que se conoce como "acoso" en la conducción. De hecho, en el año 2013 hubo 2.135 conductores que se vieron implicados en accidentes con víctimas por no respetar la distancia de seguridad, casi un 8% más que el año anterior, siendo una de las infracciones que más ha repuntado en el último año. Las colisiones traseras y múltiples causaron más de 150 fallecidos en la carretera española el año pasado.

Estos datos aparecen en el estudio "Conductas irresponsables al volante (2014)", elaborado por la Fundación Línea Directa que analiza 1.200 entrevistas realizadas a conductores de toda la geografía española.

De este informe se desprenden conclusiones preocupantes, que hay que tener muy presentes precisamente en esta época del año en la que comienzan las cenas de Navidad y aumentan los desplazamientos por las festividades.

Conductas peligrosas

Casi 15 millones de españoles confiesan conducir por encima de los límites de velocidad, un factor que estuvo presente en el 22% de los accidentes con víctimas mortales el año pasado. Además, y aunque el cansancio y la fatiga están relacionados con el 30% de los accidentes, el 44% reconoce no parar cada dos horas para descansar en los viajes largos.

Y por si fuera poco, 7 millones de conductores confiesan usar el teléfono móvil de forma indebida mientras van al volante (una mala práctica que el 80% de los encuestados percibe como la más común).

Pero sigue siendo en los trayectos cortos donde más nos relajamos: casi 5 millones de conductores confiesa no haber utilizado en alguna ocasión el cinturón de seguridad en los desplazamientos breves y un 14% ha llevado, alguna vez, a los niños en el coche sin las medidas de seguridad obligatorias, a pesar de que un 20% de los menores fallecidos en 2013 no utilizaba sistemas de retención infantil.

Artículo patrocinado por Fénix Directo