Para conducir seguros, además de cerciorarnos de que nuestro vehículo esté en buen estado, es necesario que, como conductores, nos sintamos física y mentalmente bien. Por ello y con motivo de los efectos de la primavera, es necesario que conozcas los efectos de la alergia a la hora de conducir.

Los efectos de la alergia al volante pueden ser más peligrosos de lo que pensamos. Este problema de salud, que sufren millones de personas en nuestro país durante el cambio de estación, produce una serie de síntomas, a los que debemos sumar los efectos provocados por la medicación, que pueden afectar a la adecuada atención que debemos prestar cuando nos encontramos ante el volante.

Toma nota de los efectos que la alergia provoca en la conducción si eres uno de los afectados por este molesto problema y no dudes en consultar con tu médico cualquier duda al respecto para que te informe de cuál es la mejor manera de proceder:

  • Uno de los síntomas más molestos de las alergias estacionales es el estornudo. Pueden llegar a aparecer de forma continuada, uno detrás de otro. Cuando estornudamos, es inevitable cerrar los ojos, por lo que, durante una crisis de estornudos, si se producen durante la conducción, podemos llegar a recorrer demasiados metros sin prestar atención.
  • Existen medicamentos para combatir la alergia, pero muchos de ellos pueden provocar somnolencia, lo que supone otro posible peligro durante la conducción. Para protegerte frente al volante, comenta a tu médico que sueles conducir, para que te recete algún medicamento que no tenga este efecto secundario
  • La congestión nasal provocada por la alergia puede provocar que tengamos que estar sonándonos la nariz cada poco tiempo. La alergia durante la conducción, en este caso, puede hacer que nos distraigamos constantemente buscando un pañuelo o inutilizando una de las manos que sostiene el volante.
  • Picor de ojos, lagrimeo e irritación ocular son síntomas muy característicos en las personas alérgicas. Este es otro de los efectos de la alergia que pueden influir a la hora de conducir, ya que puede mermar la buena visibilidad, una cualidad fundamental para conducir seguros.
  • La luz solar puede irritar aún más los ojos en las personas alérgicas. Si es tu caso, recuerda llevar siempre unas gafas de sol para conducir más seguro. Así evitarás el lagrimeo constante y un empeoramiento de la visibilidad.

Conociendo todos estos efectos de la alergia a la hora de conducir, toma precauciones al volante y evita todas las distracciones posibles derivadas de los síntomas de este problema tan común en millones de personas.

Artículo patrocinado por Fénix Directo