Entre las infracciones más frecuentes al volante se encuentra la del uso del teléfono móvil mientras se conduce.  Pero si además se hace cuando se conduce con niños dentro del vehículo, la gravedad es aún más severa.

Si preguntamos a las personas adultas que suelen conducir con niños si se distraen al volante o hacen uso de su teléfono móvil, seguro que la mayoría lo negarán.

Pero existe la creencia de que los niños siempre dicen la verdad. Por eso un estudio llamado ‘Hábitos de seguridad vial de padres e hijos en el coche’ ha creído conveniente contrastar las respuestas que dan los adultos a una encuesta que se ha realizado, con las que dan los niños. Por supuesto, no han coincidido.

Algo más de la mitad de los niños encuestados creen que sus padres se distraen al volante por atenderles mientras conducen. Un 17% confiesa además que sus padres manipulan el teléfono móvil mientras conducen.

Sin embargo, tan sólo un 2% de los adultos encuestados ha confesado distraerse al volante cuando van con los niños en el coche.

También un pequeño porcentaje de los niños y de los adultos encuestados, un 11% de los primeros y un 7% de los segundo, admiten que los padres conducen más rápido de lo que deberían en muchas ocasiones, poniendo en peligro la seguridad al volante.

Con todos estos datos se saca en claro que existen malos hábitos en la seguridad vial dentro de los núcleos familiares.

Un ejemplo muy representativo de estos malos hábitos se puede apreciar cada día en las puertas de los colegios. Muchos accidentes de coche se producen cerca de centros escolares. Esto es debido a la imprudencia de los padres. Casi la mitad de los niños encuestados ha confesado que sus padres no aparcan de manera adecuada y segura cuando les llevan al colegio.

No todo son fallos en los adultos. Hay que decir que este estudio también ha detectado buenos hábitos como son el uso del cinturón de seguridad o el no permitir nunca a los menores viajar en el asiento delantero.

Pero aun así, cualquier mínimo despiste puede ser fatal. Una distracción al volante, por breve que sea, puede poner en peligro a los niños si estos van dentro del vehículo. El hecho de que, como indican los datos del estudio, existan  distracciones al conducir con niños, pone de manifiesto que aún hay falta de concienciación sobre las nefastas consecuencias que estas pueden tener.