A la hora de decidirnos por la compra de uno u otro vehículo, son muchos los factores que influyen en la decisión final. La seguridad al volante es uno de lo que más impera en la mente del comprador. Comprar un coche seguro, sin duda, es preferible para la mayoría de clientes.

Pero en la compra de un vehículo también influyen factores emocionales y psicológicos que nada tienen que ver con la practicidad, y el color es el principal factor emocional para comprar un vehículo.

¿Sabías que el color de los coches que aparecen en las publicidades no es casual? Está muy meditado por parte de los creativos y responsables del departamento de marketing. El color de un coche dice mucho sobre el comprador. En cierta manera le define en muchos aspectos, y los publicistas son conscientes de que así lo sienten los clientes. El rojo, por ejemplo, podría definir a alguien como una persona impulsiva.

Seguro que piensas que el uso de la tecnología en un coche es, sin duda, un reclamo muy llamativo para los compradores. Sí que lo es. Pero en ese caso seguimos moviéndonos en el campo de la practicidad o comodidad del cliente. La elección del color responde a un impulso emocional, psicológico. El color es el principal factor emocional en la compra de un vehículo.

Los expertos en marketing han realizado numerosos estudios sobre el proceso de compra de un vehículo y saben que el factor psicológico en la decisión final es determinante, al igual que lo son la seguridad en un vehículo o el consumo. Por ejemplo, han comprobado que el rojo y el gris son dos colores que captan poderosamente la atención del consumidor. Por ello son usados de manera habitual en las publicidades.

El vendedor lo tiene claro, pero en el caso del comprador, la influencia del color en la decisión final de la compra de un coche se da de manera más inconsciente.

Diversos estudios han demostrado que, por ejemplo, los conductores entre 35 y 40 años que escogen un color blanco para su coche, responden a perfiles de personalidad aptas para puestos de responsabilidad. El negro, en cambio, coincide con personalidades más aventureras, dispuestas a vivir nuevas experiencias. El verde, es para los más materialistas y el azul para los más creativos.

El, cada vez, mayor interés por los coches eléctricos, el ahorro de combustible, los avances tecnológicos… son factores claves en la elección de un coche, pero la personalidad del conductor también. Dependiendo de ella, preferirá uno u otro color.