Persona de entre 60 y 69 años, generalmente hombre, que presenta una actitud más colaborativa, provoca menos distracciones, está pendientes de la señalización y cumple siempre las normas. Este es el perfil del copiloto perfecto, según un estudio elaborado por la Fundación Línea Directa.

Estas son las características que definen al piloto perfecto, tal y como indica una de las principales conclusiones de la investigación “El copiloto y su influencia en la prevención de accidentes de tráfico. Una perspectiva de género”. Según explica la Fundación Línea Directa, es el primer trabajo independiente en España sobre la figura del copiloto, que mide su influencia real en la seguridad vial.

Conducir seguro está muy relacionado al comportamiento del copiloto. Por ello, los expertos han analizado el perfil del copiloto en España, atendiendo a factores como la edad y el sexo, establecido en términos absolutos en base a la accidentalidad. Y también han determinado cómo es el copiloto imperfecto: un joven varón de entre 18 y 29 años, que no colabora con el conductor, habla en exceso durante todo el trayecto, critica continuamente la forma de conducir o manipula constantemente los dispositivos de los salpicaderos.

La investigación destaca que cuando se conduce acompañado de un copiloto imperfecto aumentan las infracciones relacionadas con la velocidad y el frenado sin causa justificada. Asimismo, estos copilotos toleran en exceso conductas irresponsables al volante, como la velocidad inadecuada (46%), las distracciones (11%), la conducción brusca (7%), las discusiones con otros conductores (6%) o no respetar la distancia de seguridad (5%).

Sin embargo, con un copiloto perfecto disminuyen las infracciones causadas por falta de atención y aumenta la seguridad en la carretera. Además, este tipo de copiloto, no permite a su conductor circular sin cinturón de seguridad, conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas, saltarse las señales de tráfico o utilizar el móvil mientras conduce.

La mejor combinación

El estudio también ha determinado que una mujer conduciendo y un hombre de copiloto es la combinación más segura al volante. Y es que esta pareja, pese a no ser la más habitual en las carreteras españolas, registra una accidentalidad seis veces inferior a los coches ocupados por la combinación más insegura: dos hombres.

Pero en líneas generales, el estudio revela que la influencia del acompañante en el coche es "muy positiva", ya que independientemente de las combinaciones de género, viajar acompañado en carretera reduce notablemente el riesgo de sufrir un accidente. De hecho, la accidentalidad en coches con copiloto es hasta un 35% inferior a la de los coches con un único ocupante.

Artículo patrocinado por Fénix Directo