El nuevo Reglamento de Circulación, que está actualmente en fase de tramitación de alegaciones, tendrá su versión final en las próximas semanas y, una vez aprobado, podrá entrar en vigor en un periodo de 3-4 meses. Las grandes novedades que vendrán con esta tramitación se refieren los cambios en los límites de velocidad, que en algunos casos aumentará y en otros descenderá.

En las autopistas y autovías los turismos y las motos de dos o tres ruedas podrán circular a 130 km/h cuando lo indiquen los paneles de mensaje variable “de forma temporal y en tramos en los que existan índices contrastados de seguridad, buenas condiciones de trazado y pavimentación, y óptimas condiciones meteorológicas y ambientales”.

Por lo que respecta a las ciudades, el límite genérico actual de 50 kilómetros por hora se mantiene cuando las calles tengan más de un carril por sentido. Si son de un solo carril y sentido único de circulación o con un carril por sentido, el límite baja a 30 km/h, y si las vías urbanas cuentan con una plataforma única de calzada y acera, a 20 km/h.

El objetivo es que la siniestralidad urbana, que según los datos definitivos de 2012 concentra el 25% de los fallecidos y el 60% de los accidentes de tráfico en los que hay al menos un herido, se reduzca al menos en la misma proporción que lo ha hecho la interurbana. Por ejemplo, resultan especialmente afectados los peatones, ya que cada año la mayoría de los viandantes que mueren atropellados (380 en 2012), lo son en ciudad.

En cuanto a las carreteras secundarias, o de doble sentido de circulación y donde en la actualidad –según los datos provisionales que se disponen de 2014- mueren más del 80% de las víctimas, el límite genérico de 100 Km/h quedará reducido a 90 km/h en todas aquellas que tengan un ancho de al menos 6,5 metros (baremo que sustituye a los actuales 1,5 metros de anchura del arcén); de 90 a 70 km/h si la calzada es menor de 6,5 metros y con marcas de separación entre ambos sentidos, y de 90 a 50 km/h si tiene menos de 6,5 metros y no hay líneas discontinuas entre los carriles.

Autocaravanas, reguladas

El nuevo Reglamento de Circulación también regulará a las autocaravanas con masa máxima autorizada de hasta 3.500 kilogramos, las cuales dejarían de estar en un limbo legal, puesto que el actual Reglamento General de Circulación, de 2006, no establece ningún límite de velocidad para estos vehículos, cuando la norma de 2003 lo fijaba en 90 km/h para autopistas y autovías, y 80 km/h para carreteras secundarias.

De esta forma, estas ‘casas andantes’, que rondan las 40.000 en España, según la Plataforma de Caravanas Autónoma (PACA), podrían tener límites equiparables a los coches, las motocicletas de dos o tres ruedas y los cuadriciclos, es decir, 120 km/h en autopistas y autovías, y 90 km/h en carreteras secundarias con calzada ancha.

Otro de los cambios incluidos en el nuevo Reglamento de Circulación es que los autobuses que lleven pasajeros de pie o no tengan instalados cinturones de seguridad no puedan ir a más de 80 km/h en las autopistas y autovías.