Con la llegada de las bajas temperaturas es necesario preparar tu moto para el invierno.

Las condiciones climatológicas cambian, la humedad y las heladas se hacen presentes en el asfalto y debemos prestar especial atención al tipo de neumático y a su estado.

La presión de los neumáticos de una moto viene marcada por el fabricante y en condiciones normales siempre debe ser la misma y debe respetarse para garantizar la correcta sujeción al suelo y la estabilidad de nuestro vehículo.

Es cierto que en condiciones poco normales, modificar la presión de los neumáticos de nuestra moto puede ser recomendable. Normalmente esto puede hacerse cuando circulamos sobre un suelo que presenta unas condiciones especialmente peculiares como un terreno desértico, empedrado o incluso si circulamos con una moto sobrecargada con peso.

Este hecho hace pensar a muchas personas que modificar la presión de los neumáticos de la moto durante el invierno también es recomendable, ya que se trata de un periodo del año en el que la climatología y las condiciones del suelo por el que circulamos, cambia de manera radical en comparación con el periodo estival. Pero esta creencia es errónea y puede poner en peligro nuestra seguridad sobre las dos ruedas.

La idea de bajar la presión de las ruedas de la moto en invierno proviene del hecho de que al aumentar la banda de rodadura del neumático se cree que se ganará en sujeción y estabilidad en un suelo que en invierno suele presentar más problemas para dicho agarre.

Hay que tener en cuenta que ya solemos poner en práctica todos los consejos de los expertos para elegir el neumático adecuado para nuestra moto, ya que los hay fabricados de forma específica para la época invernal y los que están más preparados para soportar las altas temperaturas del verano. Por lo tanto, unos neumáticos de invierno ya están preparados para presentar la adherencia necesaria en suelo resbaladizo.

Sin duda, al bajar la presión de los neumáticos de invierno de tu moto, aumenta la banda de rodadura, pero se producirá un desgaste prematuro de la goma y un mayor gasto de combustible.

Debes pensar que al bajar la presión de los neumáticos de invierno de tu moto, toda la suspensión y el sistema de frenado de tu vehículo se verá afectado, perdiendo eficacia.

Con todo lo comentado, en invierno elige un buen neumático de calidad preparado para resistir temperaturas bajas y humedad, y respeta los niveles de presión marcados por el fabricante.