Respirar aire nocivo es uno de los principales problemas de salud con los que se enfrentan los organismos oficiales. En 2015 se conoció el dato de que el 99% de los españoles había respirado aire de mala calidad en ese año.

La contaminación que provocan los vehículos es una de las principales causas. Pero no sólo supone un problema para los peatones. Los atascos y las paradas en semáforos son malos para la salud de los conductores. Ellos también respiran aire nocivo dentro del habitáculo del coche. La contaminación del mismo es casi el doble cuando el coche se encuentra detenido que cuando se encuentra circulando.

Desde la Universidad de Surrey nos indican qué podemos hacer para evitar respirar aire contaminado en atascos o paradas mientras conducimos y poder así proteger nuestra salud.

El problema está en activar la ventilación que introduce aire desde el exterior al interior de nuestro vehículo. Lo más seguro para evitar respirar aire contaminado es apagar dicho sistema de circulación y detener el vehículo lo suficientemente retirados del coche que se encuentra parado delante de nosotros, para que los humos que expulsa no recaigan directamente sobre la posición en la que nos encontramos.

Otra solución, si no queremos prescindir del sistema de ventilación, es accionar el modo de recirculación del aire, de tal forma que el vehículo utilizará el aire limpio del interior de nuestro vehículo para ventilarlo, en vez de aspirar el aire del exterior.

Está demostrado que las áreas cercanas a semáforos en rojo son zonas de especial concentración de gases tóxicos. Los niveles de contaminación en estas áreas se elevan considerablemente. Esto supone un peligro para los peatones que esperan a cruzar o que caminan por estas zonas, pero también para los conductores que no aplican los consejos comentados anteriormente.

Saber evitar el estrés en los atascos, ponernos el cinturón o respetar las normas de circulación, son algunos de los consejos que estamos cansados de escuchar para lograr conducir de una forma más segura.

A todas estas indicaciones, ahora debemos sumar estas que nos plantean la mejor forma de proteger nuestra salud en los atascos. Normas a las que debemos atender, ya que la Organización Mundial de la Salud ya ha indicado que respirar aire contaminado es una de las 10 principales causas que ponen en riesgo nuestra salud y que provoca alrededor de 7 millones de muertes prematuras cada año.