Cada vez son más las personas que eligen los coches eléctricos como medio de movilidad. Los datos así lo constatan. De enero a mayo se ha registrado un aumento del 177,5% en las ventas de coches eléctricos.

Aunque el incremento es considerable, aún el número de matriculaciones de coches eléctricos es reducido si se compara con el de vehículos de gasolina o diésel.

Los coches eléctricos e híbridos rozan tan sólo el 3% del mercado, pero con los datos ofrecidos, queda clara la tendencia al alza.

Los compradores lo tienen claro: el gasto de consumo de un coche eléctrico puede oscilar entre uno y tres euros por Kilómetro recorrido, frente a los cinco o seis euros que gasta un vehículo de gasolina o diésel. Esto logra que, cuando un consumidor decide cambiar de coche o, simplemente quiere adquirir un vehículo por primera vez, tenga muy en cuenta seleccionar un vehículo eléctrico o híbrido.

Parece que poco a poco van desapareciendo las reticencias iniciales que el consumidor mostraba cuando comenzó a comercializase este tipo de vehículos. Las dudas sobre la autonomía de los coches eléctricos eran considerables, así como del rendimiento y funcionamiento del mismo. El tiempo ha demostrado, a través de encuestas realizadas a los dueños de este tipo de vehículos, que la experiencia es satisfactoria. Los poseedores de coches eléctricos se muestran más que contentos con el resultado que les da su vehículo.

Poco a poco los puntos de recarga van aumentando, algo que también frenaba en la decisión final de adquirir un coche eléctrico. La facilidad para cargar los coches no era la misma que la que se les ofrecía a coches de gasolina o diésel, pero poco a poco este inconveniente se va resolviendo también. Las propias marcas, en muchas ocasiones, se encargan de facilitar esta tarea.

Los fabricantes de vehículos son conscientes del gran interés que despiertan los vehículos eléctricos e híbridos. Saben que la preocupación por el cuidado del medio ambiente es cada vez es más alta entre los consumidores y uno de los principales motivos por los que alguien puede decidirse a comprar un coche de estas características. Por ello, están centrando sus esfuerzos, más que nunca, en mejorar y perfeccionar las prestaciones de este tipo de vehículos, así como sus características tecnológicas y mecánicas.

Parece que los esfuerzos comienzan a dar resultados, los cuales se reflejan en ese aumento de las ventas de coches eléctricos que comentábamos al principio.