Un hombre joven (menor de 28 años) y con poca experiencia al volante es el perfil de conductor que sufre mayor número de percances aparcando. Así lo pone de manifiesto la “Memoria social del seguro 2015”, realizada por la asociación de empresas aseguradoras Unespa.

El análisis se refiere a los accidentes de los asegurados que presentan un parte de daños. Entre ellos, los más frecuentes corresponden a varones con menos de diez años de carné de conducir, que no sólo sufren incidentes con más frecuencia al estacionar, sino que también son de mayor gravedad. Sus colisiones con columnas, bolardos o paredes son más costosas de reparar por las compañías aseguradoras, una tendencia que se estabiliza a partir de los 28 años, momento en el que la siniestralidad entre hombres y mujeres resulta equiparable.

Otro dato que desvela el estudio es que las mujeres tienen una tendencia superior a contratar pólizas a todo riesgo, ya que constituyen el 30% del total de esta cobertura frente al 25% en el caso de las obligatorias o a terceros. Una proporción que se mantiene en los mismos niveles al referirse a los siniestros en general, sin grandes variaciones en el reparto: el 70% corresponde a los hombres y el 30% restante, a las mujeres.

La experiencia se revela, como es presumible, como uno de los factores clave a la hora de sufrir un accidente de tráfico. Los conductores con una antigüedad de carné entre uno y dos años son los que tienen mayor probabilidad, un 26% los hombres y un 15% las mujeres; por el contrario, los más prudentes en ambos sexos son aquéllos que llevan conduciendo entre tres y cuatro años, puesto que a partir de ese momento la siniestralidad se dispara de nuevo hasta los seis años; entonces se estabiliza en gran medida para comenzar a descender otra vez a partir de más de diez años circulando.

Por último, existen factores comunes entre conductores de ambos sexos: en los últimos cuatro años los siniestros se han reducido en España, todos nos damos más golpes siendo jóvenes, el seguro a todo riesgo se contrata más en ciudades que en zonas rurales y, en ambos casos, los mejores conductores son los de mediana edad y con cierta experiencia.

Artículo patrocinado por Fénix Directo