El mantenimiento de los neumáticos en invierno cobra especial importancia a la hora de protegernos ante el volante. No sólo porque suponen un punto clave para el correcto agarre del vehículo y el pilar fundamental para que el coche circule equilibrado, sino porque durante esta estación del año, el estado del asfalto empeora considerablemente debido a las lluvias, la humedad y las heladas.

Para que nuestro vehículo circule con total seguridad y para garantizar el mantenimiento de los neumáticos en invierno y durante todo el año, sigue las siguientes recomendaciones:

  • No alargues hasta el extremo la vida de tus neumáticos para ahorrar dinero. Si su dibujo está muy desgastado, puede ser muy peligroso. Su agarre al suelo disminuirá, sobre todo en una calzada húmeda.
  • Teniendo en cuenta el punto anterior, comprueba que el dibujo de tus neumáticos posee una profundidad no inferior a 1,6 mm, que es lo que exige la legislación.
  • Comprueba la correcta presión de los neumáticos de tu coche. Unos neumáticos que poseen la presión correcta garantizarán la estabilidad del vehículo y evitarán el desgaste prematuro de las gomas. Comprueba en el manual técnico de tu coche cuál es la presión que deben tener los neumáticos, pues ésta varía dependiendo de las marcas y modelos.
  • Cuando te dispongas a inflar los neumáticos, hazlo siempre cuando estos estén fríos.
  • Para el correcto mantenimiento de los neumáticos en invierno, es recomendable que durante esta época del año los cambies por unos especiales y adecuados a la climatología propia de esta estación. Los neumáticos de invierno son más resistentes a las bajas temperaturas, evitan el aquaplaning y se agarran mejor a la carretera.

Además de este mantenimiento de los neumáticos en invierno, recuerda vigilar su correcto estado una vez al mes o siempre que te dispongas a realizar un viaje largo por carretera.

Un último consejo: no olvides la rueda de repuesto. El mantenimiento del neumático de repuesto debe ser igual de importante que el del resto. Ante un pinchazo, es importante que el neumático que coloques en el lugar del defectuoso, se encuentre en las condiciones óptimas para rodar seguro.

Artículo patrocinado por Fénix Directo