Sentarse en el vehículo es uno de los momentos que, sin darnos cuenta, más problemas de salud acarrea en la espalda. Además, una mala posición puede afectar a nuestra seguridad en la conducción. Por eso, es tan importante conocer la mejor postura al volante a la hora de conducir.

Según los expertos de ALD Automotive, una correcta colocación en el interior del vehículo reduce el tiempo de fatiga y permite al conductor reaccionar de forma más rápida ante cualquier imprevisto. Desde la empresa de renting recomiendan:

  • Ajustar el asiento a tus medidas. Cuando conducimos el vehículo, debemos ajustar el asiento, pues al pisar el embrague hasta el fondo, nuestra pierna izquierda debe quedar estirada. Además, es necesario adecuarlo en altura para no perder visibilidad y prevenir accidentes en la carretera. Asimismo, el respaldo no puede estar completamente recto, pues provocará que el cuerpo esté en tensión continua, lo que favorece la aparición de contracturas.
  • Sentarse a una distancia correcta del volante. Adoptaremos una buena postura al volante cuando los hombros no se separen de la parte alta del respaldo y cuando al extender los brazos sin rigidez, las muñecas reposen sobre la parte alta del volante.
  • Apoyar la espalda al respaldo. A la hora de conducir, debemos apoyar la totalidad de la espalda en el respaldo y la cabeza debe entrar casi en contacto con el reposacabezas.
  • Conducir con las dos manos. Conducir con una única mano perjudica no sólo la espalda, sino también nuestra capacidad de reacción, algo que puede terminar en accidente. Además de hacerlo con las dos manos, se aconseja colocarlas entre las diez y diez y las tres menos cuarto, así como conducir con las manos pegadas al volante.
  • Uso del control de velocidad de crucero. La velocidad de crucero, permite optimizar la conducción y ya son muchos los vehículos que la incorporan. Este regulador electrónico mide la velocidad y toma, cuando se activa, la función del acelerador. Solamente si el conductor aprieta el freno o el pedal del embrague, se apaga. Al hacer uso de ella, podemos adoptar una posición más natural, evitando daños en la espalda.
  • Colocar los bultos en el suelo. En ocasiones, cuando detenemos el vehículo delante de un semáforo o estamos parados en un atasco, aprovechamos para alcanzar los bultos de los asientos. En ese momento, los movimientos bruscos y antinaturales pueden producirnos lesiones. Recordamos que es obligatorio colocarlos en el suelo para una conducción más segura, pues evitaremos sufrir daños al colisionar contra nosotros. Según algunos estudios, los objetos que salen despedidos desarrollan un peso equivalente hasta 50 veces más que su propia masa durante un accidente a solo 50 km/h.

 

Artículo patrocinado por Fénix Directo