Un conductor deshidratado, comete los mismos errores que estando bajo los efectos del alcohol, según datos de Fundación CEA. Desde esta institución advierten de los peligros de circular con mucha temperatura dentro del vehículo y ofrecen consejos para conducir seguro bajo el calor veraniego.

Los vehículos, sufren también las inclemencias del tiempo, por lo que, es necesario, revisar neumáticos y frenos cuando las temperaturas son elevadas, además de otros elementos: nivel del líquido refrigerante, el estado de la batería, el aire acondicionado, el radiador, neumáticos, etc.

La temperatura ideal para conducir se sitúa entre los 19ºC y los 24ºC. Hacerlo a temperaturas más altas, según Fundación CEA, provoca fatiga, somnolencia, aumento del tiempo de reacción y del nivel de estrés, algo que puede desencadenar en un accidente. Además, “si un conductor circula a 90 km/h con calor, ante una situación inesperada recorre 41 metros antes de tocar el freno. Si estuviese en un ambiente más fresco, tan sólo recorrería 16 metros”.

Fundación CEA ofrece una serie de consejos a los automovilistas para plantar cara al calor durante un largo viaje y evitar la deshidratación:

  • Ventilar el vehículo antes de salir si ha estado aparcado al sol.
  • Evitar las horas centrales del día. Si se puede, es mejor planificar el viaje para salir pronto por la mañana. El sol es menos agresivo y la temperatura mucho más agradable.
  • Conducir con ropa adecuada.
  • Llevar gafas de sol. La fuerte luz solar durante el verano puede ser un riesgo en la conducción debido a los deslumbramientos al amanecer y atardecer.
  • Beber líquidos es muy importante ya que un conductor deshidratado comete los mismos errores que una persona que tiene un nivel de alcohol en sangre de 0,8 g/l: salida involuntaria de carril, reducción del tiempo de reacción en frenadas, etc.
  • Descansar media hora aproximadamente cada 200 kilómetros, y realizar ejercicios de estiramiento de piernas y brazos.
  • Aparcar a la sombra.
  • Nunca dejar dentro del vehículo a niños o animales.
  • Realizar comidas ligeras y frescas que eviten que aparezca la somnolencia.

Ten un buen seguro a mano. Lo mejor para disfrutar al volante es saber que vas con el seguro que más te conviene.

Artículo patrocinado por Fénix Directo