En verano, hemos disfrutado de largos días de descanso, luz, sol y tiempo libre para relajarnos y viajar. Sin duda, se trata de una estación que invita a coger el coche y recorrer millas en busca de un destino lejos de nuestra rutina. Pero el otoño ya está aquí y toca volver al trabajo y a las obligaciones diarias.

Seguro que en los meses anteriores has hecho más uso del vehículo de lo que es habitual en ti. Ahora, debes pensar que es conveniente preparar el coche para el otoño, ya que esta estación trae consigo un cambio de climatología. Nuestros vehículos deben estar a punto para soportar bajas temperaturas, carreteras mojadas y condiciones de visibilidad dificultosa.

Poner a punto tu coche para el otoño te permitirá circular más seguro. Para ello, debes revisar varios elementos claves en la conducción como son:

  • Ruedas: un neumático desgastado o defectuoso siempre es peligroso. Pero en otoño, este peligro aumenta debido al estado de las carreteras que empeora con las lluvias y las heladas. Comprueba que los neumáticos de tu coche en otoño presentan la presión correcta y no se encuentran desgastados. Si es necesario, deberás cambiarlos.
  • Pastillas y discos de freno: en carreteras resbaladizas, la distancia de frenado aumenta. Unas pastillas o unos discos desgastados, harán que esa distancia sea aún mayor. Si la frenada no es eficaz, tendrás muchas posibilidades de sufrir un accidente.
  • Limpiaparabrisas: una puesta a punto del coche en otoño debe incluir la revisión de todos aquellos elementos que nos van a asegurar una correcta visibilidad en condiciones climatológicas adversas. Cuando circulamos bajo la lluvia, puede resultar peligroso contar con unos limpiaparabrisas en mal estado que no sean capaces de retirar el agua de la luna delantera o trasera.
  • Faros y luces indicativas: tan importante es que cuentes con buena visibilidad durante la conducción en otoño e invierno, como que los demás conductores te vean y puedan detectar claramente tus movimientos y tu posición. Los faros delanteros, los intermitentes, las luces antiniebla, las de freno, las de posición... todas y cada una de ellas deben funcionar correctamente.

Chequeando estos puntos del vehículo y realizando una revisión general en la que se compruebe el estado de los filtros y el correcto nivel de todos los líquidos, podrás preparar tu coche para el otoño y conducir bajo unas condiciones seguras.

¿Has preparado ya tu coche para conducir seguro este otoño?

¿Quieres cambiar de seguro de coche? Déjate asesorar por los expertos.

Artículo patrocinado por Fénix Directo