Con el cambio de estación y la llegada de las altas temperaturas, debes preparar tu coche para el verano y pensar en la seguridad al volante.

El verano es una época en la que son habituales los largos viajes. No importa la distancia ni el destino, si vas a conducir en verano, debes hacerlo en un coche seguro y preparado para afrontar todas las condiciones que le rodean.

Para preparar tu coche para el verano, hay varios factores que debes tener en cuenta y en los que tienes que pensar:

  • Sistema del aire acondicionado del vehículo: conducir mientras se siente demasiado calor, puede provocar un accidente. Cuando nos sentamos frente al volante, debemos sentirnos cómodos y físicamente bien, sin molestias de ningún tipo que puedan distraernos. Si el sistema de refrigeración del coche falla en verano, conduciremos incómodos y en tensión. Antes de conducir en verano, asegúrate de que el sistema de climatización de tu coche funciona de manera correcta.
  • Sistema de refrigeración: si el calor afecta al conductor, también afecta al funcionamiento de nuestro vehículo. El sistema de refrigeración de un coche evita que el motor y otras piezas que lo componen, se calienten demasiado y se estropeen. Conducir seguro en verano, sabiendo que el vehículo no se sobrecalentará a pesar de las altas temperaturas, depende en gran parte de un buen funcionamiento del sistema de refrigeración.
  • Los neumáticos: hay neumáticos idóneos para el verano y otros que son perfectos para el invierno. Cada tipo de neumático está pensado para rendir mejor con factores climatológicos concretos. En verano, usa neumáticos pensados para esta estación, que resistan bien las altas temperaturas y que no estén desgastados, para lograr una buena adherencia y una conducción más segura. Revisa además, que el estado de los mismos y la presión son correctos.
  • Mantenimientos generales: sea cual sea la estación del año en la que te encuentres, hacer un mantenimiento general del coche siempre es necesario. Antes de conducir en verano, debes acudir al taller y poner a punto tu vehículo.
  • Sistema de frenado: con el aumento de las temperaturas, también puede elevarse la temperatura en el sistema de frenos. Si esto ocurre, las pastillas y los discos de freno pueden desgastarse más rápidamente. Comprueba el estado del sistema de frenado de tu coche para cerciorarte que es el correcto. Unos discos o unas pastillas de freno desgastadas, supondrán un peligro y aportarán falta de seguridad al volante.