Aprender cómo debes sentarte al volante es fundamental no sólo para conseguir comodidad sino, también, para ganar en seguridad. Por eso, antes de iniciar la marcha, debemos ajustar la distancia del asiento, la altura, la inclinación del respaldo, el reposacabezas y el volante.

La empresa de alquiler de coches aporta las siguientes recomendaciones para conocer mejor cómo debemos sentarnos al volante: 

En primer lugar, propone regular la distancia del asiento al sentarte al volante. En un coche manual, la distancia correcta será aquella en la que, al pisar el pedal del embrague, la pierna izquierda quede prácticamente estirada pero sin encajar la rodilla. También, aconsejan que la pierna no quede totalmente estirada para que en caso de frenada de emergencia podamos ejercer la máxima presión sobre el pedal del freno y del embrague. En un coche automático habrá que realizar la misma operación para el ajuste pero simulando la existencia de un pedal de embrague.

La segunda recomendación es ajustar correctamente la altura del asiento en la posición más baja posible porque así afectan menos los movimientos de la carrocería. Cada uno deberá ajustar su altura óptima sin que suponga una pérdida de visibilidad.

En cuanto al volante, hay que regular su altura de forma que, además, de sentirte cómodo y que las rodillas no rocen con él, te permita una correcta visibilidad del cuadro de instrumentos y de la carretera. A la hora de conducir las manos deberán sujetar firmemente el volante en la posición de las ‘dos menos diez’ o ‘tres menos cuarto’.

También, hay que fijarse en el respaldo. Con la espalda apoyada por completo sobre él y los brazos estirados hacia el volante, las muñecas deberán apoyar en la parte superior de este. Si estás más lejos no llegarás bien a las maniobras rápidas o a imprevistos y si estás más cerca, también tendrás dificultad para mover el volante con rapidez.

Dependiendo de la ergonomía del coche, también puede que sea necesario acercar ligeramente el asiento al volante para conseguir la postura correcta. Si el coche dispone de regulación en profundidad del volante, será más fácil encontrar la postura ideal. Recuerda que es preferible sacrificar un poco de espacio en las piernas antes que en los brazos y no olvides que el respaldo cuanto más vertical mejor para la espalda.

Finalmente, presta atención al reposacabezas, cuya función es reducir las lesiones de cuello en caso de accidente. Estará en su posición correcta cuando la altura de tus ojos coincida con la parte superior del reposacabezas, además, la parte trasera de la cabeza deberá de estar prácticamente en contacto con éste. A mayor distancia, mayor posibilidad de sufrir un latigazo cervical.

Artículo patrocinado por Fénix Directo