Más de 3.500 kilómetros de la Red de Carreteras del Estado presentan niveles de riesgo elevado de accidente, el 14,7% de nuestras vías, según EuroRAP, el informe europeo de evaluación de vías en el que participa RACE. Este mismo informe destaca que, pese a ello, mejora la seguridad de nuestras carreteras.

Desde RACE destacan una evolución positiva ya que en el informe anterior estos puntos suponían el 16%. Para obtener este resultado, se han tenido en cuenta 4.582 accidentes ocurridos en la Red de Carreteras del Estado durante los años 2012, 2013 y 2014, de los cuales, 1.139 fueron accidentes mortales con un saldo de 1.321 fallecidos, y otros 3.443 fueron considerados como graves, con un saldo de 4.553 heridos graves. Todos estos accidentes se han asignado a 1.386 tramos de vías con una longitud de más de 24.803 kilómetros.

Al analizar cómo se distribuyen los tramos de la red en función del Índice de Riesgo, en lo que respecta a la seguridad de nuestras carreteras, se observa que un 70% de los tramos presentan un riesgo bajo o medio-bajo, seguido del 16% que presenta un riesgo medio de accidente. Sin embargo, la parte que más preocupa es la de los puntos de riesgo elevado: 208 tramos que sumarían 3.506 kilómetros, de los que 83 secciones (1.255 kilómetros) serían de riesgo alto o “tramos negros”.

Por tercer año consecutivo, repite el tramo más peligroso de España, ubicado entre Madrid y Guadalajara (en la N-320 entre los km 314.1 y 325.4, y el cruce con la M-103 a Algete). En sus 11,3 kilómetros de longitud se han producido 10 accidentes graves en los tres años de estudio, con un resultado de 2 fallecidos y 12 heridos graves.

Por localización geográfica, Galicia es la Comunidad Autónoma que presenta una mayor proporción de carreteras consideradas de riesgo elevado, con el 19% de sus vías, seguido de Cataluña y Asturias con el 18,9 y 18,8%, respectivamente.

La separación de carriles mediante medianas, los cruces a distinto nivel, una mejor señalización e iluminación, y unos arcenes, zonas de escape y barreras de protección que evitan muchas de las tan temidas salidas de vía, hacen que las autopistas y autovías sean las vías más seguras, ya que se reduce la probabilidad de sufrir un accidente, y si se produce, las consecuencias del mismo serán menores.

Artículo patrocinado por Fénix Directo