Casi 200 personas mueren al año al viajar en turismo o furgoneta sin hacer uso del cinturón de seguridad. Por eso, ¡llévalo siempre puesto!

El cinturón de seguridad es un elemento básico y fundamental de la seguridad vial, un mecanismo útil en cualquier trayecto y en todos los asientos. Las razones de su uso son múltiples:

  • Reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente.
  • Distribuye las fuerzas del choque sobre las partes más fuertes del cuerpo.
  • Impide que el ocupante salga expulsado del vehículo en caso de impacto o que se lesione a otros ocupantes.
  • También funciona de forma complementaria con el airbag, ya que este dispositivo por sí solo no tiene efecto.

Colocación correcta

Pero todo esto es posible si nos colocamos correctamente el cinturón, porque en caso contrario, “el remedio puede ser peor que la enfermedad”.

Al igual que regulas los retrovisores o el asiento, cuando te montes en el coche debes colocarte el cinturón de seguridad y ajustarlo a tu altura, dejando en la parte superior el cinturón en la parte interior del hombro y no cerca del cuello, ya que en caso de accidente la presión puede provocar cortes de gravedad.

En la parte inferior debes situarlo en la cadera. Si te lo pones demasiado alto, sobre el abdomen, en caso de accidente la presión que ejerce puede provocar heridas internas importantes, como la rotura del bazo.

En el embarazo

El uso del cinturón de seguridad en el embarazo es una medida que todas las futuras mamás deben tomar cuando se suben a un vehículo, aunque el trayecto sea corto. La embarazada debe colocarse el cinturón de seguridad tanto si va en los asientos delanteros como traseros. ¿Cómo?

La clave está en que las bandas no queden encima de la tripa. La cinta horizontal tiene que ir por debajo de la tripa, a la altura de las caderas, mientras que la que cruza debe pasar por la clavícula, entre los pechos, y rodear el abdomen por arriba pero nunca por encima de la tripa.

Ten en cuenta todas estas recomendaciones y protege tu seguridad mientras viajas en coche.

Artículo patrocinado por Fénix Directo