Desde que entrara en vigor el carné de conducir por puntos, son muchos los conductores que se han encontrado con el problema de no poder seguir conduciendo y de tener que buscar otras opciones de movilidad, tras perder todos sus puntos del carné.

Para lograr la seguridad vial necesaria, todos procuramos conducir con precaución y con todos los sentidos puestos en lo que hacemos. Pero seguimos cometiendo infracciones de tráfico. En los casos más extremos, hay personas que terminan por agotar todos sus puntos del carné de conducir.

Cuando eso ocurre, los problemas de movilidad y los gastos que se generan hasta que se vuelva a recuperar el carné de conducir, pueden ser solventados con un buen seguro de coche que cubra la pérdida de puntos.

Para volver a recuperar el carné de conducir tras la pérdida de todos los puntos, es necesario realizar un curso obligatorio que puede llegar a costar unos 400 euros. A eso hay que sumar todos los gastos en transporte público que el afectado tendrá que solventar hasta poder conducir de nuevo.

Muchas compañías aseguradoras ofrecen seguros que incluyen pólizas enfocadas a cubrir los gastos generados tras la pérdida de puntos del carné. En muchas ocasiones, dicho servicio se puede contratar como un complemento al seguro de coche convencional que ya se tiene, aunque hay compañías de seguros que ya incluyen esta cobertura en otros tipos de seguros a todo riesgo o a terceros, sin que ello suponga un coste adicional.

Estos seguros de coche enfocados a la pérdida de puntos de carné, pueden cubrir la matriculación del curso de educación vial obligatorio o parte de ella, las tasas de examen, la asistencia jurídica que se requiera o los gastos de desplazamiento diarios mientras no se pueda utilizar el coche.

La cobertura puede darse también en forma de indemnización mensual con un límite prefijado.

Debes informarte bien en cada aseguradora antes de contratar y aclarar qué y cómo cubre cada seguro la pérdida de carné por puntos.

Los seguros de coche enfocados a la pérdida de carné por puntos pueden resultar muy útiles, sobre todo para aquellas personas que requieren del coche cada día o que lo necesitan para trabajar, las cuales están más expuestas a cometer infracciones de tráfico. Mantener los puntos del carné es una prioridad para aquellos que dependen del coche en su día a día, pero siempre se pueden cometer imprudencias.