Más de 13 millones de automovilistas reconocen que utilizan el móvil durante la conducción y uno de cada dos conductores que utiliza este dispositivo al volante usa aplicaciones para chatear, tipo WhatsApp, según datos del estudio #StopChatear, presentado por BP, CASTROL y RACE.

La investigación ha detectado que 3,9 millones de automovilistas revisan el correo, navegan por Internet, utilizan aplicaciones y juegos o chatean con el móvil mientras conducen. El 22% de los encuestados admite utilizarlo "a veces", pero hasta un 7% (260.000 conductores) reconocen usarlo "muchas veces" o "siempre" cuando están al volante.

"En total casi 7 millones de españoles están poniendo su vida en riesgo por utilizar el smartphone al volante o llamar sin función de "manos libres". Unos segundos de distracción al conducir son suficientes para cambiar nuestra vida y la de otros conductores y viajeros", ha declarado la directora de Seguridad Vial de BP, Teresa Corral.

Los expertos concluyen que el perfil de usuario del smartphone durante la conducción es el de un joven, menor de 34 años, que viaja solo en el vehículo, de camino al trabajo, en horario de mañana, y que utiliza el WhatsApp con el móvil mientras se encuentra parado en un semáforo en rojo.

El peligro es evidente. El informe explica que más de 20.000 conductores (0,53% de los encuestados) han tenido ya un percance al volante por usar su smartphone y casi 560.000 (15%) han estado a punto de sufrirlo.

Los conductores son conscientes de la peligrosidad de esta conducta, puesto que 9 de cada 10 califican de bastante o muy peligrosa la utilización del smartphone en la conducción. La sanción por utilizar el móvil o cualquier otro tipo de dispositivo sin manos libres es de 200 euros y 3 puntos.

Algunas recomendaciones

Entre las propuestas de los impulsores de esta campaña, está crear un "modo coche" en el teléfono que configura el móvil o utiliza una app que silencie los avisos y mensajes y, si es posible, conteste con un mensaje "Estoy conduciendo, te llamo luego". Si no, para los expertos, lo más sencillo es silenciarlo y ponerlo en un lugar donde el conductor no lo vea mientras conduce.

Además, aconsejan evitar chatear con gente que se sabe que está conduciendo y evitar consultar o contestar los mensajes con el móvil durante el tiempo de espera en los semáforos, una práctica que, según explican, sólo provocará estrés y nuevas distracciones.